Un emocionante encuentro de fe convocó a cientos de personas en el templo de Las Lomas, en la capital provincial


Reeditando el encuentro de los días 19 de cada mes, la numerosa comunidad jujeña de San Expedito se reunió en las afuerzas del templo ubicado en el sector La Loma, en Alto Comedero, y en la coincidencia de la recordación del Viernes Santo asistió a un emotivo oficio presidido por el cura párroco, el padre Gustavo.

Con profunda fe y devoción la comunidad de San Expedito presenció el ritual del Viernes Santo.

Desde primera hora de la tarde la feligresía comenzó a arribar al lugar portando sus imágenes del santo, que iban siendo dispuestas al pie del altar armado en el exterior del templo, donde también fueron colocadas varias cruces de madera para la celebración de la Pasión y de la Cruz en la capilla.

Tras el intenso relato de la pasión de Cristo, el padre Gustavo pronunció una reflexión.

Cerca de las cuatro de la tarde dio inicio el ritual, que se desarrolló bajo un fuerte sol y mucho calor, lo cual no impidió la masiva concurrencia de gente, que por más de dos horas siguió con atención las diferentes instancias del oficio.

Como es habitual en cada encuentro mensual, los fieles llegaron también con sus ofrendas, que consisten en manualidades y bocadillos dulces y salados que al culminar el encuentro se comparte con la concurrencia.

La imagen de San Expedito y las Cruces, ante el altar armado en el exterior del templo.

La recordación del martirio de Jesús y la reflexión del padre Gustavo, en las siguientes imágenes:




Comentarios