En la Argentina cada tres horas una niña entre los 10 y los 14 años es madre, en el 90 por ciento de los casos es producto de una violación.


En la Argentina cada tres horas una niña entre los 10 y los 14 años es madre, en el 90 por ciento de los casos producto de una violación, a pesar de que la  ley contempla la interrupcion legal del embarazo sin penas en casos de violación, según datos de la Campaña Nacional por el Aborto Legal.

Y esto se enmarca en el caso de lo que le sucedío a la niña sampedreña de 12 años que tras ser violada por un vecino de 60 años se le negó la práctica de un aborto no punible.

A pesar de que la familia solicitó que se le practicase un aborto, la menor ha sido sometida a una cesaria con el fin de salvar la vida del feto, negandole el derecho de la legislación vigente que contempla, en casos de niñas violadas menores de 15 años, la posibilidad de practicar abortos en caso de violaciones sin necesidad de que el procedimiento tenga que pasar por la vía judicial. Tampoco establece un plazo máximo de gestación para la ejecución del mismo.

Cuando se hizo público, el caso conmocionó a la provincia y poco después a todo el país. El debate se produjo en los medios de comunicación, en las redes sociales, en las familias, en la política, la justicia, en los profesionales médicos, en la iglesia, en los grupos pro vida, en los movimientos de mujeres, y en la puerta del hospital donde estaba internada la niña esperando que cumplan con su pedido: ella no quería seguir embarazada.

El gobernador, Gerardo Morales, comunicó que habia dado “instrucciones para que se actúe para garantizar la salud de la niña” realizando una cesárea así de esa forma se “salvaban las dos vidas”.

Lo sucedido con la niña ha reabierto la polémica sobre el aborto en una Argentina que se encuentra dividida. Por un lado, quienes están a favor de la legalización del aborto; y al otro lado grupos provida que condenan la solicitud de aborto por parte de la menor al estar gestando un feto viable.

El debate en torno a la negación al aborto ha revitalizado el reclamo de que el aborto sea despenalizado. Con el hastag #NiñasNoMadres han mostrado su solidaridad con la menor, exigido la criminalización del violador y la despenalización del derecho al aborto.

Por otra parte, con el hastag #CuidemosLasDosVidas grupos pro vida han defendido la ejecución de la cesaria y penalizado el aborto, pidiendo por la vida de la bebe recién nacida.






Comentarios