El secretario provincial de Calidad Ambiental, Pablo Bergese, encabezó las tareas en el proyecto minero activado recientemente en la Puna jujeña


Técnicos de la Secretaría de Calidad Ambiental de Jujuy realizaron las primeras tareas de fiscalización y evaluación de operatoria del proyecto metalífero Chinchillas, que fue inaugurado a fines de octubre en el departamento puneño de Rinconada.

El trabajo tuvo por objeto supervisar el cumplimiento de los compromisos establecidos en el estudio de impacto ambiental aprobado por el Ministerio de Ambiente provincial, ante el cierre del proyecto Mina Pirquitas y la búsqueda de una alternativa laboral para que unas 240 personas que trabajaban allí no se quedaran sin su fuente de trabajo.

El secretario de Calidad Ambiental, Pablo Bergese, trabajó con su equipo en la toma de datos.

Siguiendo los protocolos establecidos para los controles, el equipo del Ministerio recorrió el predio para inspeccionar el tratamiento del mineral en cuanto a la extracción y transporte, el cuidado de la fauna en el tránsito de las maquinarias, y el manejo de efluentes de mina, entre otras actividades que puedan generar impacto en el ambiente.

Además, bajo la supervisión del secretario de Calidad Ambiental, Pablo Bergese, se procedió a la toma de muestras de aire y la empresa informó sobre los monitoreos que realiza de manera periódica, solicitándose al respecto los informes obtenidos y protocolos de análisis.

El proyecto minero, a cargo de la empresa SSR Mining, es considerado como el más importante del NOA, siendo el único con proyecciones de producción de plomo, plata y zinc, y ha permitido la continuidad del empleo en la zona, sumando a unos 500 operadores en total.

La inspección al proyecto minero Chinchillas tuvo el fin de supervisar los avances de acuerdo a los compromisos establecidos en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aprobado oportunamente.

El proyecto fue puesto en marcha luego de una serie de exploraciones y estudios geológicos y químicos que determinaron que en la quebrada de Chinchillas se encontraba un yacimiento que podía ser procesado en las instalaciones existentes en la ex Mina Pirquitas, dando surgimiento al actual proyecto minero.

En ese marco y en su carácter de fiscalizador, el Ministerio de Ambiente cumple con el control de los procesos productivos, respetando la legislación vigente, y se continuará con evaluaciones periódicas, tal como señalaron fuentes oficiales.






Comentarios