Isabel Polo, hermana del cabo primero Alejandro Polo, dijo que los familiares de los marinos hoy tienen la misma "incertidumbre del principio"


Isabel Polo, hermana del cabo primero de la Armada Daniel Alejandro Polo, uno de los nueve tripulantes jujeños del submarino ARA San Juan, aseguró que los familiares de los 44 marinos del sumergible vivirán con “la incertidumbre del principio” el primer aniversario de la desaparición de la nave, el 15 de noviembre del año pasado.

También pidió que el buque Seabed Constructor, que en breve cerrará una primera etapa de búsqueda, antes de salir de la zona revise “un punto donde nos informaron que buques de la Armada detectaron golpes de casco” poco después de la desaparición del submarino.

“Tenemos la misma incertidumbre de los primeros días. No sabemos qué pasó y hasta que no se encuentre el submarino no vamos a tener una certeza. Se podrá establecer conjeturas, teorías, pero la verdad no la vamos a conocer hasta que se halle la embarcación. Es lo que necesitamos todos los familiares para saber la verdad y cerrar esta herida“, señaló Isabel Polo.

Isabel Polo, hermana del cabo primero de la Armada Daniel Alejandro Polo, uno de los nueve tripulantes jujeños del submarino ARA San Juan.

Los nueve tripulantes jujeños del submarino San Juan son el teniente de corbeta Jorge Luis Mealla, suboficial primero Víctor Hugo Coronel, suboficial segundo Hugo Arnaldo Herrera, cabo principal Hugo Dante César Aramayo, cabo principal Daniel Alejandro Polo, cabo principal Leandro Fabián Cisneros, cabo principal Franco Javier Espinoza, cabo principal Mario Armando Toconás y cabo segundo Aníbal Tolaba.

La hermana del marino nacido en San Pedro de Jujuy, y que tenía 32 años al momento de la desaparición del ARA San Juan, remarcó que si se comprueba irregularidades y falencias en el funcionamiento del sumergible, “esta tragedia debe servir para que no vuelva a pasar”.

“Nuestros familiares (los tripulantes) nos comentaban que había problemas en el funcionamiento del submarino -reveló Polo-, no funcionaban los depósitos de los sanitarios y no había suficientes trajes como para contener una emergencia. Si eso se comprueba en la Justicia, todo esto tiene que servir para que no haya otra tragedia como esta, que se tome todas las precauciones cada vez que un barco de la Armada sale a una misión”, apuntó.

El sampedreño Daniel Alejandro Polo, cabo primero de la Armada Argentina, tripulante del ARA San Juan.

Isabel fue uno de los familiares que participaron del acampe de 52 días que se realizó en Plaza de Mayo, en Buenos Aires, para pedir al Estado que se mantenga activo el operativo de búsqueda del submarino, luego del inicial realizado por 18 países -bajo el mando de la Armada- después de recibirse la última señal del submarino, en las aguas del Mar Argentino.

El pasado 7 de septiembre, la empresa estadounidense Ocean Infinity inició un operativo de búsqueda que concluirá el próximo viernes 16, cuando el barco Seabed Constructor recale en el puerto de Comodoro Rivadavia para poner fin a lo que sería una primera etapa.

La nave que lleva a cabo un rastrillaje con alta tecnología en busca del submarino en un área ubicada a 600 kilómetros de la costa patagónica, se trasladará a Sudáfrica en los próximos días para someterse a unas reparaciones que estaban programadas con antelación a la búsqueda.

El barco Seabed Constructor realiza la búsqueda del ARA San Juan.

La intención del Ministerio de Defensa que encabeza Oscar Aguad es que el contrato para la búsqueda del submarino se extienda hasta abril, y en consecuencia, la empresa podría reiniciar sus tareas en febrero.

A bordo del buque navegan tres familiares de los tripulantes del ARA San Juan, que son Luis Tagliapietra -padre de teniente de corbeta Alejandro Tagliapietra-; José Luis Castillo -hermano de cabo principal Enrique Castillo-; y Fernando Arjona, hermano de cabo principal Alberto Arjona.

“La mayoría de los familiares nos sentimos representados por ellos en la supervisión que están haciendo. Lo que nos gustaría es que antes de que se retiren de la zona, pasen por un punto donde nos informaron que buques de la Armada detectaron golpes de casco unos días después de que se perdiera la ubicación del ARA San Juan”, puntualizó Isabel Polo.

La causa por la desaparición del ARA San Juan se encuentra radicada en el Juzgado Federal de Caleta Oliva y está a cargo de la jueza Marta Yáñez, quien hasta el momento no imputó a nadie por los hechos que investiga.

“Lo último que hizo la jueza fue visitar los astilleros de Tandanor para analizar el funcionamiento de la válvula Eco 19 en el submarino ARA Santa Cruz que está en reparaciones en esa empresa. Creemos que la causa debería acelerarse un poco más“, señaló Polo.




Comentarios