Tanto el Gobierno como comercios y Pymes advierten sobre las dificultades que hacen inviable afrontar ese pago en diciembre


Autoridades del Gobierno y referentes del sector privado local advirtieron que la provincia no está en condiciones de otorgar un bono de fin de año como ayuda económica destinada a los trabajadores.

En tal sentido el ministro de Hacienda y Finanzas, Carlos Sadir, dijo que la provincia no adherirá al acuerdo entre el Gobierno nacional y la CGT para que los trabajadores reciban un bono de fin de año de 5.000 pesos.

“La provincia no está en condiciones financieras de pagar ese bono”, sostuvo el jefe de la cartera económica provincial con relación a la ayuda económica de fin de año para los más 86.000 trabajadores que posee la administración pública local.

Carlos Sadir, ministro de Hacienda de la Provincia de jujuy.

En la misma línea, el presidente de la Unión Empresarios de Jujuy (UEJ), Luis Alonso, reconoció que esta ayuda económica “generaría un aumento del consumo que motorice el mercado interno”, pero “para las Pymes jujeñas será difícil poder afrontar el pago” del bono.

El referente del segundo sector económico de la provincia sostuvo que la imposibilidad del pago responde a la “situación de crisis y a la caída de ventas de los comercios, y la baja productividad que están teniendo las industrias pymes”.

“Los primeros interesados en instrumentar herramientas que fomenten al consumo somos nosotros, las pymes, pero para los pequeños y medianos comercios es muy difícil afrontar esto”, remarcó.

Luis Alonso, presidente de la Unión Empresarios de Jujuy (UEJ)

Alonso señaló que los puntos que impiden a las pymes realizaruna futura ayuda económica son “una alta presión fiscal nacional, provincial y municipal; la fuerte caída de las ventas que ya lleva diez meses consecutivos en baja; la alta inflación que afecta a todos, que genera a las pymes un escenario complicado para poder mantener sus estructuras y subsistir”.

El referente provincial del empresariado sostuvo que las Pymes “son generadoras de trabajo genuino, y estadísticamente no despiden“.

“En primer lugar -explicó-, porque le cuesta enfrentar el costo del despido en sí mismo, sumado al ya invertido en la capacitación del recurso y en segundo término, porque en la Pyme se forma e intenta sostener un ambiente familiar al tener poco personal”, finalizó.






Comentarios