Habiéndose procesado desde el inicio de la pandemia un total de 46.716 tests PCR en toda la provincia, con los 55 nuevos contagios  por Covid-19 detectados a lo largo de este sábado la cifra histórica provisoria de casos positivos diagnosticados en Jujuy llega a 17.568.

Esto es lo que informó al cierre de la jornada la Subdirección provincial de Epidemiología, que también hizo saber que en el transcurso del día los médicos dieron el alta a 31 pacientes más, elevándose a 16.522 la cifra de personas que se recuperaron de la enfermedad.

Asimismo, en el registro de defunciones a causa del Covid-19 se asentó nuevos fallecimientos producidos en los últimos días, correspondientes a cuatro hombres, de entre 55 y 81 años de edad.

De esa manera, el total provisorio de óbitos asciende a 787, de acuerdo al último reporte del organismo dependiente del Ministerio de Salud.

Este sábado recibieron el alta médica 31 pacientes. Hasta el momento, 16.522 pacientes se recuperaron de la enfermedad en Jujuy.

El marcado descenso y amesetamiento de la curva de contagios en Jujuy ha determinado que las autoridades nacionales decidieran poner a la provincia nuevamente en etapa de distanciamiento social, preventivo y obligatorio (DISPO), lo que entrará en vigencia el lunes próximo y se extenderá por dos semanas.

Con solo cinco casos al principio de la pandemia y tres meses de tensa calma, en abril Jujuy ya había incluso abierto algunas escuelas en las zonas rurales, cuando en cuestión de pocas horas el panorama cambió.

Algunas personas que desde la ciudad de La Quiaca cruzaron la frontera para comprar hojas de coca en Villazón (Bolivia), localidad que ya tenía circulación de coronavirus, presuntamente contrajeron la enfermedad y se convirtieron en factores de una veloz  propagación en Jujuy.

También por esos días un transportista que había viajado en su camión hasta la provincia de Buenos Aires, a su regreso a su ciudad, Fraile Pintado, no observó el aislamiento, compartió reuniones sociales y poco después de manifestar los síntomas, a pesar de los cuidados que se le prodigó murió a causa de la enfermedad.

Un tercer foco detectado durante esas semanas por los trazadores gubernamentales estuvo relacionado con feriantes y comerciantes que también se habían trasladado hacia la frontera con Bolivia atravesando la provincia de Salta, para comprar mercaderías.

Esos fueron los tres desplazamientos que, en pocas semanas, convirtieron a la provincia en una de las más afectadas del país, ubicándola por varios meses en los primeros lugares de los rankings de contagios, situación que comenzó a revertirse en las últimas semanas, reflejo de lo cual es el muy menguado número de casos activos y que los hospitales de campaña ya no tienen pacientes internados.