Una rápida investigación dilucidó el error cometido en la inhumación de un cuerpo.


Al encabezar la presentación del informe N° 187 del Comité Operativo de Emergencia (COE) referido a la situación epidemiológica de Jujuy, el gobernador Gerardo Morales comenzó por “el tema más importante del día” -dijo-, que era la demanda de dos familias por saber qué había ocurrido con los restos de respectivos difuntos, que murieron entre el viernes y sábado a causa del Covid-19.

“Nadie en el sistema de salud se equivocó”, aseguró el mandatario en referencia al cambio de los cuerpos ocurrido por un error que adjudicó a la empresa fúnebre que tuvo a su cargo los servicios de sepelio.

Todo había comenzado con el reclamo de las hijas de Marcelino Benjamín Vargas, de 75 años de edad, quien “supuestamente falleció el viernes a las ocho y no sabemos dónde está su cuerpo”, según denunciaron los familiares, que se habían apostado frente al hospital de campaña de la Ciudad Cultural, donde se encontraba internado.

“No hay responsabilidad de nadie en el sistema institucional de salud, porque el cuerpo estaba bien identificado, pero la empresa funeraria enterró al cadáver equivocado”, remarcó el gobernador Morales.

Con coronas y palmas de flores sobre la vereda y pancartas que visualizaban su reclamo, los familiares de Vargas reclamaron desde el sábado a las autoridades sanitarias una explicación sobre el destino que había tenido el cuerpo, sospechando que otra familia había inhumado el cadáver de su padre.

En respuesta a esto, autoridades del Ministerio de Salud informaron que “se dio inicio a las investigaciones administrativas y sumarias internas a efectos de determinar los responsables del hecho denunciado” públicamente.

Los parientes de Vargas dijeron que la equivocación se habría dado con el cuerpo de otro hombre fallecido por coronavirus, de apellido Cruz, que aparentemente fue inhumado por sus familiares, a cajón cerrado, el mismo día en que falleció su padre.

Tras expresar su solidaridad para con familiares de ambas víctimas del Covid-19 que resultaron involucradas en esta “dolorosa circunstancia”, Morales afirmó que “actuamos como correspondía, disponiendo un sumario administrativo y formalizando una denuncia penal para resolver la situación”.

En ese sentido, las autoridades también hicieron saber que la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la cartera sanitaria había radicado una denuncia en la Fiscalía de Leyes Especiales del Ministerio Público de la Acusación “a efectos de que proceda con la investigación del caso y determine, si corresponde, las imputaciones penales pertinentes”.

Echando luz sobre la cuestión, el mandatario describió que “con la exhumación se confirmó que uno de los cadáveres pertenecía a Marcelino Vargas, identificado con un cartel de tamaño de una hoja oficio y que consignaba el nombre y DNI con letras rojas”.

Señaló asimismo que el cuerpo restante se encuentra en la morgue; sostuvo que “nadie en el sistema de salud se equivocó” y tras sentenciar que “la empresa fúnebre enterró el cadáver equivocado”, acotó: “Debió ver el nombre antes de hacerlo”.

La jornada epidemiológica del domingo en Jujuy cerró con la detección de 169 nuevos contagios, 5.655 casos activos y el deceso de once personas.




Comentarios