Lo dijo el gobernador Morales, que a la vez defendió la implementación del "Plan de contingencia" en la Provincia desde el año pasado


Acusando recibo del impacto que le provocó la noticia de que la dirigencia de la organización social Barrios de Pie había concurrido a la sede del Obispado de Jujuy para intercambiar puntos de vista acerca de la coyuntura con el obispo Daniel Fernández, el gobernador Gerardo Morales hizo lo propio, para explicarle al jefe de la Iglesia jujeña la marcha del plan de contingencia “Jujuy Asiste y Reactiva” diseñado para afrontar la crisis económica.

El obispo Fernández, por su parte, señaló que la Iglesia “tiene que escuchar a todos” y llamó a “buscar el bien común, sin buscar réditos personales”.

“No es tiempo de salvarse uno y que se hunda la provincia y el país. Nos tenemos que salvar todos”, reflexionó el prelado.

En opinión del Gobernador, Barrios de Pie representa “la nueva versión de la Tupac Amaru”, como también afirmó que la emergencia alimentaria “es una bandera en el marco de la campaña electoral” y su prórroga “llegó tarde, muy tarde”, señaló.

En ese marco el mandatario adelantó que la Provincia no adherirá al proyecto de ley que analiza el Senado, tras lograr la media sanción de la Cámara de Diputados.

Morales explicó al obispo Fernández el plan de contingencia provincial para afrontar la crisis económica.

Morales hizo esas declaraciones a los medios luego de una reunión que mantuvo con el obispo Fernández, quien días atrás había expresado su acompañamiento a la normativa que obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados y fue girada al Senado.

“Vi que había venido Barrios de Pie a visitar al Obispo y vine a informarle de cómo se está trabajando con el plan de contingencia desde el 20 de julio del año pasado, el cual fue ratificado este año por la difícil situación” y “es más que una emergencia alimentaria”, dijo Morales después de la reunión.

En ese marco, indicó que en 2018 se asistía a “47.000 niños en los comedores y ya estamos dando de comer 152.000 chicos” y aseguró que los problemas con los proveedores de los comedores “son atendidos” de manera inmediata.

“No queremos la nueva versión de la Tupac Amaru”, dijo al referirse a la agrupación Barrios de Pie, a la que acusó de “estar en la puja del manejo de los bolsones y mercadería”, por lo que consideró “que el trabajo tiene que ser diferente”.

En ese marco, ratificó su decisión de que la Provincia no acompañará la ley nacional que declara la emergencia alimentaria, que ya tiene media sanción en el Congreso nacional, “porque es una bandera en el marco de la campaña electoral”.

Asimismo, apuntó contra el dirigente Juan Grabois, al afirmar que “forma parte del Frente de Todos”, y en ese contexto pidió que “no utilicemos la pobreza” para hacer política partidaria.




Comentarios