Previamente el presidente boliviano estuvo en Surinam, visita que tuvo como objetivo "mejorar el intercambio bilateral en el ámbito económico"


El presidente de Bolivia, Evo Morales, viajó a Rusia para celebrar una reunión de trabajo con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Se espera que ambos líderes hablen sobre el fortalecimiento de las relaciones diplomáticas y la mejora de los negocios que existen entre empresas rusas y compañías estatales bolivianas.

Bolivia y Rusia mantienen relaciones diplomáticas desde hace 120 años y el último encuentro de los dos mandatarios se remonta a junio del año pasado, cuando Morales y Putin suscribieron un acuerdo de cooperación para las empresas GAZPROM y YPFB. En esta oportunidad está previsto que en Moscú los mandatarios firmen importantes acuerdos sobre distintas áreas de interés mutuo.

Esta nueva visita de Morales a Rusia forma parte de una gira que comenzó en Surinam, escala que tuvo como objetivo que ese territorio sirva como puerta de entrada al país suramericano para la región del Caribe y mejorar el intercambio bilateral en el ámbito económico.

Medios de Surinam, un territorio de poco más de medio millón de habitantes que hace frontera con Guayana Francesa, Guyana y Brasil, informaron en sus ediciones digitales acerca de la llegada de Morales a la ciudad de Paramaribo, donde se reunió con el presidente Dési Bouterse.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, junto al presidente de Surinam, Dési Bouterse (d), este miércoles, en Surinam. El viaje de Morales tiene como objetivo que ese territorio sirva como puerta de entrada al país suramericano para la región del Caribe y mejorar el intercambio bilateral en el ámbito económico. EFE/ Agencia Boliviana De Información

La Cancillería boliviana había adelantado que Morales viajaba a Surinam para “fortalecer relaciones” y abordar cuestiones como la flexibilización de visados entre ambas naciones.

El canciller de Bolivia, Diego Pary, sostuvo que se trata de una visita inédita a Surinam con el objetivo de iniciar una relación más dinámica.

Durante la jornada el Jefe de Estado boliviano recibió una de las máximas distinciones de la República de Surinam y al mismo tiempo entregó a su homólogo el “Libro del Mar”, entre otros presentes.

La reunión entre los dos presidentes sirvió para dar un repaso a la integración regional, el ámbito multilateral y la economía en el área, donde Bolivia quiere tener un papel protagonista.

A la reunión siguieron la firma de varios acuerdos bilaterales, de los que no se conoció detalles.

Previo al inicio de este viaje, Pary había manifestado que la agenda internacional de Morales responde al rol que quiere jugar Bolivia en la dinámica internacional con el objetivo de fortalecer las relaciones bilaterales con todos los países de la región.






Comentarios