Por Guillermo Snopek *


Mi primera acción como gobernador electo de Jujuy será ponerme a disposición del gobernador saliente. Haber adelantado tanto las elecciones generará un tiempo muerto entre junio y diciembre. Cinco meses es mucho para una provincia con los problemas que hoy padecen los jujeños. Desde la inexplicable demora en la puesta en marcha del parque solar Cauchari, hasta las dificultades que pasan nuestros productores, comerciantes y familias para afrontar las facturas de energía, nada puede esperar 150 días.

Necesariamente, desde el primer día de mi gobierno, tendremos una política de reactivación de nuestra matriz productiva tradicional, y en ese marco, entran dos pilares como son la actividad tabacalera y la azucarera. Plantearemos una minería responsable y generadora de trabajo jujeño, el aliento a nuestra metalmecánica, la promoción de nuestras Pymes y comercios, la recuperación de un mercado interno castigado y despreciado por las políticas de Macri y Morales.

El hambre que hoy amenaza o ya está instalado en muchos hogares jujeños será combatido y desterrado de la provincia. Y no hay necesidad de apelar a magia alguna. Con alentar los mercados reguladores, para que el productor venda a un precio justo y que justifique su esfuerzo y el consumidor pueda comprar a un precio accesible, alcanza para proteger la mesa de nuestra gente.

El turismo, esa industria sin chimeneas será un objetivo central. Confío en que las bellezas naturales y la hospitalidad de los jujeños puedan hacer que los ojos del mundo se enfoquen hacia nuestra tierra. Será entonces con una política seria y planificada como a través del turismo generando empleos directos e indirectos comencemos a poner a Jujuy en marcha.

Tengo un compromiso con los jujeños y conmigo mismo: volver a tener una Justicia de ojos vendados, que garantice las libertades individuales y la seguridad jurídica.

En definitiva, mi gobierno, que será en realidad de todos los jujeños, estará orientado a la producción, al trabajo, a la generación de riquezas y su justa distribución.

Tenemos una provincia rica, es una inmoralidad tener un pueblo pobre.

(*) Actual senador nacional por el Frente Justicialista. Candidato a gobernador del frente Juntos por Jujuy.






Comentarios