Se trata de 200 gallinas "ponedoras" para 30 familias de distintos barrios de la ciudad.


La acción es parte del programa PRO- HUERTA, que busca potenciar la autoproducción de alimentos saludables y favorecer la economía familiar.

Con este aporte, las familias podrán tener su propio emprendimiento productivo de huevos para el autoconsumo y así cubrir parte de sus necesidades nutricionales básicas.

Los beneficiarios serán capacitados y acompañados durante todo el proceso por profesionales del INTA.

El compromiso es acercar a los vecinos el resto de las acciones del programa nacional para el desarrollo de huertas hogareñas y de producción frutihortícola.




Comentarios