Se trata de Paloma Cardozo, una joven de 21 años que murió en las últimas horas en una clínica privada. Su papá denunció mala praxis pero la autopsia final determinó que falleció por un coagulo que se extendió a los pulmones.


Este viernes por la mañana, Walter Cardozo, papá de Paloma, denunció que su hija fallecida hace algunas horas no fue atendida correctamente en la Clínica Privada San Isidro de la ciudad de Jesús María.

En dialogo con Mas Radio, el hombre había explicado que en un primer momento a su hija le habían diagnosticado un “dolor muscular”. Posteriormente, antes de que se le de el alta, la joven se descompensó y lamentablemente perdió la vida a raíz de un paro cardiorespiratorio.

Al mismo tiempo, el director de la Clínica, Dr. Hector Kunz, había explicado a la misma emisora, que el deceso de la joven había sido un “infortunio” y que le recomendaron a la familia solicitar una autopsia ya que no se explicaba porque patología murió.

Finalmente, en horas del mediodía, según fuentes judiciales, el análisis final, arrojó como resultado que la muerte de la joven se dio de manera natural. “Se habría provocado por el desprendimiento de un coagulo de sangre que terminó en los pulmones y se descarta mala praxis” explicó una fuente a Mas Radio.





Comentarios