La crisis hídrica en la ciudad de Puerto Iguazú continúa y por ello esta mañana el gobernador de Misiones Oscar Herrera Ahuad estuvo en el municipio donde anunció la entrega de mil tanques de agua y dos camiones cisternas. Se trata de una solución provisoria mientras se espera por la ejecución de la nueva planta de agua potable que será financiada por el Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento.

Desde principios del mes de abril se registró una bajante del río Iguazú que dejó a la toma de agua fuera de servicio. Esta situación se repite desde hace varios años y por ello ya se licitó la obra de la nueva toma que estará sobre el arroyo Mbocay. Sin embargo, mientras esto suceda hay un gran mal estar entre los vecinos de la localidad.

Es por eso que el gobierno provincial pensó en un plan de contingencia por lo que esta mañana el gobernador entregó dos camiones cisterna para la distribución del agua en los barrios - uno fue para el Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (IMAS) y otro para la Comuna- y 160 tanques de agua a las familias afectadas en las zonas altas.

Hemos adquirido 1.000 tanques y a medida que se reciban de la fábrica serán distribuidos. El objetivo es que los vecinos cuenten con un tanque en condiciones para almacenar agua segura y eliminen los demás recipientes que, al no ser  adecuados, son posibles criaderos de dengue”, dijo el mandatario.

Fuente: El Territorio