El paciente murió el miércoles pasado pero este sábado se confirmó que fue víctima del virus.


El municipio brasileño de Foz de Iguazú registró el miércoles 17 su quinta muerte por COVID-19. El paciente de 52 años había ingresado al Hospital Municipal Padre Germano Lauck el 29 de marzo.

La muerte se confirmó recién este sábado al tratarse de un caso atípico, ya que el paciente se habría recuperado de Covid-19 pero permaneció hospitalizado con otras complicaciones.

Después de investigar la Vigilancia Epidemiológica de Foz de Iguazú y consultar al Centro de Información Estratégica en Vigilancia Sanitaria en Paraná (CIEVS), se confirmó el caso.

El paciente era diabético e hipertenso y tenía complicaciones debido al Covid-19, por lo que permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos. El certificado de defunción incluye, entre otras causas, sepsis con foco pulmonar (neumonía) y encefalopatía anóxica (disfunción hepática y deficiencia de oxígeno).




Comentarios