Con vigencia inmediata, este martes el mandatario del vecino país anunció el Programa Nacional de Desestatización mediante el cual las empresas podrán obtener las concesiones para administrar los parques.


Mediante un decreto el primer mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, incorporó al Parque Iguazú dentro de un Programa Nacional de Desestatización. Sumó además a los parques Lençóis Maranhenses y Jericoacoara, ambos ubicados al noreste de Brasil.

El documento contempla privatizar los espacios y abrir paso a concesiones para así aminorar el peso que recae sobre el Estado, según precisaron. Se trata de un programa de inversiones que entra en vigencia de forma inmediata y que estipula que las empresas contribuyan a la conservación de los parques y realicen previsiones de los costos.

La propuesta fue dialogada anteriormente con el Consejo del Programa de Sociedades de Inversión (PPI), desde donde le recomendaron a Bolsonaro que tomara la decisión. El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), por su parte, se encargará de la elaboración de los estudios correspondientes a las concesiones, además de colaborar en la supervisión.

El año pasado, en Argentina, Mauricio Macri intentó tomar la misma decisión incluyendo al Parque Nacional Iguazú en un proyecto denominado “Oportunidades naturales, inversión privada para el desarrollo de servicios en áreas protegidas”. La secretaría de Medio Ambiente así como el Ministerio de Turismo de la Nación acompañaban la medida.

La iniciativa no dio frutos entre la comunidad de Puerto Iguazú, quienes se manifestaron en varias oportunidades en contra del proyecto, rechazando concesionar lotes dentro de los espacios protegidos. Debido a ello, Macri dió marcha atrás y desestimó la oferta.




Comentarios