Para los seres humanos es la oportunidad de pedir un deseo, mientras que para el Parque Nacional es un grave problema ambiental.


La escasez de lluvia provocó una disminución en los niveles de los ríos en la región y uno de los que plasma bien esta imagen es el de Iguazú. Ante esta situación desde el Parque Nacional se comenzó a hacer un rastrillaje y limpieza, a partir de lo que encontraron y retiraron de las aguas muchas monedas.

Es una tradición para los turistas de todo el mundo arrojar monedas al agua, con el deseo de que se cumpla algún anhelo. El rio Iguazú no escapa de esta práctica y en los trabajos de limpieza realizados se encontraron mas de 300 kilogramos de monedas provenientes de Brasil, Paraguay, China, Panamá, Israel, Japón, Australia, Canadá y Sudáfrica. 

Esto significa un grave daño para el planeta, ya que muchas monedas se producen con materiales que se disuelven en el tiempo y de esta manera pasan a formar parte del agua, contaminándola.

Según la información brindada por el medio “LaVozdeCataratas”, el personal del Parque Nacional Iguazú recogió un total de 329 kilogramos de monedas en el ultimo tiempo, muchas de las cuales habrían pasado mas de 30 años en el rio. 

Este se trata de un record dentro del Parque, que lejos esta de ser festejado. Se pide a la población conciencia ambiental y una de las medidas tomadas al respecto fue la de destinar al reciclado todos los materiales encontrados. 




Comentarios