El director de la Escuela Militar de Monte de Iguazú, Javier Paiva, informó que Carlos Leandro Villar, el sospechoso del crimen, pasó todos los exámenes para entrar al Ejército hace tres años.


El soldado que habría matado a Vilma Mercado, la chica de 19 años que apareció muerta con señales de un salvaje ataque, había pasado sin problemas el test psicológico que le realizó el Servicio de Salud Mental del Ejército. Lo confirmó el coronel Javier Paiva, director de la Escuela Militar de Monte.

Carlos Villar. Único detenido por el femicidio de Vilma Mercado en Puerto Iguazú. (Misiones Online)

Carlos Leandro Villar, de 20 años, es el principal sospechoso de atar de pies y manos, amordazar y violar a Vilma. La chica desapareció el miércoles de la semana pasada y apareció muerta el viernes en un paraje a cinco kilómetros de Iguazú.

Villar pertenece al Ejército desde hace tres años, informó su jefe, quien aclaró que aguardan la decisión del juez de Instrucción N° 3 de Iguazú, Martín Brites, para darlo de baja de la fuerza militarPaiva recibió a los padres y a un tío de Vilma en el cuartel, les dio el pésame en nombre del Ejército y se puso de disposición de la familia, del juez Brites y de los investigadores policiales.

Vilma Mercado. Imágenes de la chica de 19 años asesinada en Puerto Iguazú, cuyo cuerpo fue hallado en un paraje selvático, camino a Cataratas del Iguazú. (WEB)

Antes de sumarse a la fuerza militar como soldado militar, el joven oriundo de El Alcázar fue sometido a un test sicológico, realizado por sicólogas que vinieron de Buenos Aires e integran el Servicio de Salud Mental del Ejército.  

El coronel Paiva dijo a Radio Nacional Iguazú que “desde el primer momento nos pusimos a disposición de la familia de Vilma”. Agregó que había hablado con los padres de la víctima aun antes de que apareciera el cuerpo en un paraje cercano al campo que ocupan la Brigada de Monte XII y la Escuela Militar de Monte.

“Lo primero es que estamos con ellos (la familia de Vilma Mercado) en estos momentos tan duros”, dijo el militar. Pero deslindó toda responsabilidad del Ejército: “Lo que pasó fue un hecho privado, que Villar hizo en sus momentos libres, fuera de los horarios de actividades del cuartel, fuera de las instalaciones militares”.

El director de la Escuela agregó que el presunto soldado criminal actuó de forma tal que “son hechos que él debe responder ante la justicia, no como integrante del Ejército, sino como ciudadano“.

El director de la Escuela Militar de Monte fue quien comunicó a la madre del soldado, oriundo de El Alcázar, sobre el crimen en el que está envuelto su hijo soldado voluntario.

Villar se incorporó en 2017 al Ejército, como soldado voluntario, tras una batería de exámenes que incluyó el psicofísico, odontológico, comprobación de antecedentes, el mencionado test psicológico y análisis completos de sangre para verificar que no es adicto a estupefacientes

El coronel explicó que “una vez que se decida su situación judicial, Villar será dado de baja del Ejército, en base a lo que el Juzgado N° 3 de Brites lo resuelva. Desde lo militar no ha cometido ninguna falta”.

En cuanto a la actividad de los soldados voluntarios dentro del cuartel de la Brigada de de Monte, Paiva dijo que “es asistemático porque no es una escuel militar. Cuando tenemos un curso en desarrollo, puede durar 20 días, un mes, dos meses”.

En el caso de los Cazadores de Monte agregó que “no hay horario, porque pueden pasar una semana entera en Puerto Península, y luego tener dos días francos. O luego de cursos de 20 días, pueden tener 15 días libres, cuando la escuela se despliega a Yabotí, Piñalito Sur o Bernardo de Irigoyen“. “Los horarios del Ejército son muy asistemáticos”, insistió el jefe militar.

Carlos Villar es el único detenido por la muerte de Vilma Mercado, se abstuvo de declarar ante el juez Martín Brites, y quedó imputado por abuso sexual y femicidio en concurso real.

Según el forense, sufrió un paro cardiorrespiratorio por asfixia mecánica. El imputado, en tanto, presentaba lesiones compatibles con la acción defensiva de la víctima, incluida una mordedura en la mano izquierda, que coincidiría con la dentadura de Vilma.




Comentarios