En el barrio "Las Orquídeas", a la entrada de Puerto Iguazú, dos familias manejan una panadería en la que cada día apartan panes para quienes lo necesitan.


Las dos familias que amasan, hornean y venden el pan en el barrio “Las Orquídeas” colocan cada día una canasta en la puerta para quienes no pueden comprarlo. “Si necesitás ¡¡¡Llevalo!!! Es gratis”, señala el cartel solidario a la entrada de la panadería. 

En la panadería Padrino’s elaboran entre 30 y 50 kilos por día y no se quedan con un solo pan. Regalan los que no han vendido o los llevan a las aldeas del pueblo mbyá guaraní.

Para quien lo necesite, pan fresco y sabroso. (Gentileza Walter Rojas)

Es un emprendimiento familiar, contó a Vía Iguazú el panadero Walter Rojas. Junto a su esposa Claudia Messinger y el matrimonio amigo y socio de Mario Godoy y Claudia Wagner, se instalaron hace un par de años sobre la calle Abdón Fernández, de Las Orquídeas, en la entrada a Iguazú.

Siempre hay en “Padrino’s” aroma a pan recién horneado, porque quieren que sus clientes lo reciban fresco apenas sale del horno, aún tibio. No hacen reparto y dependen de las compras de los vecinos del barrio.

El negocio de Claudia Messinger y Walter Rojas, y de Claudia Wagner y Mario Godoy, panaderos solidarios. (Gentileza Walter Vargas)

“Sobre todo en los días de lluvia queda bastante pan, porque la gente prefiere quedarse en sus casas y hacerse un reviro”, dijo sonriente Walter. Como hay gente que no tiene los $ 60 para comprar un kilo, ellos regalan una parte de lo que hacen. “Pensamos que es un gesto noble y queremos que otra gente se contagie y ayude a los que necesitan”, agregó Walter, nacido en Andresito.

Las dos familias son amigas, no solo coincide el nombre de sus esposas que se llaman Claudia, sino en los sueños de hacer algo por los demás. La canasta solidaria no solo se llena de pan, sino también facturas y otros bocados sabrosos para los más chicos. Mario Godoy vino de San Ignacio.

Walter cuenta que los preferidos por sus clientes son los caseritos, las tortitas, el pan francés y los pebetes. También hacen tortas a pedido de sus clientes. A cualquier hora, de la mañana y de la tarde, el aire trae el delicioso aroma de pan recién horneado, y solidario.




Comentarios