Son vecinos con necesidades habitacinales, cansados de promesas incumplidas, tomaron un predio municipal de esa localidad. 


Este viernes se vencen los plazos otorgados por la Justicia para que las personas que se encuentran en el predio de las 160 Viviendas de Barrio San Isidro, desalojen por su cuenta las viviendas que fueron usurpando.

Al anochecer del jueves, hubo disturbios entre la gran cantidad de gente que se encuentra en el predio frente al viejo Hospital Urquiza. Si bien hubo empujones, fueron solo minutos de tensión.

Acosta y Angel Funes son dos de las personas que permanecen en el predio tomado y han oficiado hasta el momento como voceros del grupo ante los medios y las pocas autoridades que se han acercado hasta el lugar. Son los únicos que fueron imputados por la justicia por el delito de usurpación. En la audiencia celebrada anteriormente se les dio un plazo que vence en la mañana de este viernes, para desalojar el lugar, caso contrario ambos quedarían detenidos. Se desconoce que sucederá con el resto de las personas que están dentro del predio que se encuentra fuertemente custodiado por fuerzas policiales.

La toma comenzó el lunes y están ocupando un barrio sin terminar en la zona norte de Concepción del Uruguay. Serían un numero importante de familias, entre mayores y niños, que pertenecen a un asentamiento cercano llamado “Mena” y que decidieron usurpar parte del complejo como forma de protesta ante las promesas que, aseguran, les hicieron de entregarle a ellos esas mismas casas.

De acuerdo a lo informado, la medida se adoptó en función a los anegamientos sufridos en las últimas horas, producto de las abundantes lluvias, y las promesas incumplidas por parte de las autoridades municipales. De ahí que pidan dialogar con funcionarios que representen al Gobierno central en procura de encontrar una solución a su reclamo.

Aproximadamente 80 familias del Mena concurrieron hasta el barrio San Isidro para sumarse a ese reclamo originado en la necesidad de contar con un techo propio. Según expresaron los vecinos, en la entrevista mantenida con el intendente José Eduardo Lauritto, él les habría dicho que se iban a arreglar las calles y les llegaría el agua, hechos éstos que “hasta ahora nunca se concretaron”.






Comentarios