El caso de "celos y amenazas" fue tratado en los tribunales de Gualeguaychú quién dictaminó la condena para el hombre de 67 años.


Se trata de un policía retirado de 67 años, que es policía retirado, recibió una condena de dos años de prisión condicional por los delitos de coacción y amenazas simples. Las víctimas fueron su ex pareja y su hija.

Tribunales de Gualeguaychú
Crédito: Web

La fiscal Carolina Costa remarcó la importancia de esta condena, por tratarse de una mujer que se animó a denunciar luego de 43 años de sufrir violencia física y psicológica, tanto ella como su hija, que aludieron “celos enfermizos” por parte del hombre que fue condenado.

Las situaciones de amenazas y violencia presentadas por las víctimas fueron varias, “La joven grabó a su padre cuando este la amenazaba con jugar a la ruleta rusa si no le decía al novio cuántas veces se había acostado con él”. Incluso se lo escuchó decir en la prueba que fue aportada a la Fiscalía que “iba a ir hasta la casa y lo iba agarrar (al novio), y que lo tenía que dejar porque sino lo iba a matar”.

El el 9 de octubre de 2017, este hombre le pregunta a su expareja de 62 años– con la que nunca convivió, dado que está formalmente casado con otra mujer – “por qué no quería acostarse con él, si tenía otra pareja”, y la amenazó con jugar a la ruleta rusa. Luego, y tomándola de atrás, le colocó una soga en el cuello y le susurró que si no hablaba le pasaría una navaja por el cuello.

Mientras todo esto sucedía en la vivienda en la que vivían ambas mujeres, la hija le pedía que no le hiciera nada y sus gritos y la respuesta del agresor también fueron grabados: “cállate o la ahorco ya, y te voy agarrar a vos también”.

Así continúo los días siguientes con las amenazas a la mujer: “si no me decís toda la verdad, voy a jugar a la ruleta rusa con vos”.

Con prueba en mano, el hombre fue denunciado por su propia hija, y tras ello se llamó a declarar a su madre, quien ratificó los hechos vividos en los últimos 43 años. La pericia psicológica realizada a ambas mujeres fue contundente como prueba para la condena del ex policía.

Tras la denuncia, este hombre fue detenido y se lo mantuvo con arresto domiciliario. Luego continuó con medidas inhibitorias que se fueron renovando periódicamente. Ahora tiene prohibido mantener contacto por cualquier medio y de efectuar cualquier nuevo acto de violencia psíquica y/o física para con las denunciantes, en caso contrario la pena se convertirá en efectiva. 

Atención a víctimas de violencia de género: Línea 144 brinda atención telefónica durante las 24 horas.






Comentarios