Mitos y verdades sobre las supersticiones argentinas en la mesa

por Via Gourmet

Repasemos cuáles son las clásicas supersticiones de los argentinos ¿Por qué lo hacemos aun desconfiando de la veracidad?

Las superticiones en la mesa son costumbres tan viejas que ni siquiera sabemos por qué las seguimos. A menudo ocurre que, aunque sepamos que no hay efecto real sobre lo que vamos a hacer e incluso puede resultar absurdo igual lo hacemos porque no podemos evitarlo.

Repasemos cuáles son las clásicas supersticiones de los argentinos ¿Por qué lo hacemos aun desconfiando de la veracidad?

Ojo con la sal. Es el condimento que con mayor cantidad de ritos y supersticiones cuenta. La sal jamás debe pasarse de mano en mano, siempre se apoya en la mesa. Esto data de los antiguos pueblos que utilizaban a la sal como forma de pago entonces, para evitar disputas si se caía sal al piso, se dejaba apoyada sobre una mesa y luego el otro lo tomaba. Además, si la sal se derrama es indicio de mala suerte.

Se derramó bebida: ¡Alegría! Si es bebida alcohólica sin querer en la mesa es sinónimo de alegría y buena suerte. Normalmente otro comensal se apurará a mojarse el dedo en la bebida derramada y se lo pasará por la frente a quien derramó el vino augurándole buena fortuna.

Brindis mirando a los ojos. Aseguran que es de muy mala suerte brindar con la mano derecha y que debe hacerse mirando a los ojos a la persona con la cual se brinda, de otra forma los deseos no son verdaderos. Siempre hay que tomar al menos un sorbo cuando se brinda, si se apoya el vaso sin tomar, da mala suerte. Tampoco vale brindar con agua.

29, día de ñoquis. Comer ñoquis los días 29 significa que habrá fortuna por los próximos 30 días pero para eso hay que poner un billete debajo del plato.

La hoja de laurel. Si cuando sirven los platos nos toca la hoja de laurel podemos pensar en dos cuestiones: o trae buena suerte o nos toca lavar los platos. Dependerá de qué crea la familia con la que compartimos la mesa.

La riestra de ajo. Dicen que tener una ristra de ajo colgada en tu casa aleja a todos los males, las envidias y las malas ondas.