Algunos fueron notificados por mensaje de texto y a otros no los dejaron ingresar cuando fueron a trabajar.


Al menos unos 42 empleados (tanto de planta permanente como contratados) fueron cesanteados este 27 de diciembre último, sin causa aparente. Son todos del grupo que llegó con el fallecido ex vicegobernador de Formosa, Floro Bogado; y que ahora acompañan a su hijo, el diputado Adrián Bogado, que rompió filas con el gildismo.

“Esto es una persecución política” dijo Darío Guerra, quien trabajó en la Legislatura hasta hace poco y que incluso fue candidato por el PJ a diputado nacional en las elecciones pasadas, muy allegado al gobernador Insfrán.

Armando Felipe Cabrera es el Presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la provincia de Formosa. (Web)

“Nos enviaron notas simples, no nos notificaron los motivos por los cuales se nos dejó cesantes a mí y a otros compañeros, en total somos 42”, indicó Guerra.

La resolución por la que quedaron cesantes, cita dos artículos; uno del Reglamento Interno de la Legislatura y otro del Estatuto del Empleado Público; pero no hay especificación sobre las supuestas faltas que motivaron su cesantía.

Guerra publicó una carta dirigida al gobernador Insfrán y la titula “Por pensar diferente” donde lo hace responsable de ser quien dejó sin el plato de comida a 42 familias sin justificación alguna. “Somos todos empleados que ingresamos con el compañero Floro Bogado y que ahora acompañamos la candidatura y el pensamiento que tiene su hijo, el doctor Adrián Bogado; y si esto sucede por eso, es grave”, sentenció.






Comentarios