Mas de cien policías acompañaron el desalojo de los oficiales de justicia que se llevó a cabo sin incidentes.


Este domingo alrededor de las cuatro de la mañana, cerca de 200 policías se apostaron en inmediaciones del Mercadito Paraguayo.

Un desalojo ordenado por el Juzgado Civil y Comercial Nº 3 a cargo del Dr. Raúl Vicente Uriburu tenía como objetivo desocupar el viejo edificio del ex correo, ubicado en la esquina de las calles Belgrano y Brandsen.

Colocarán vallas con chapas para tapar todo el sector que será sometido a restauración o demolición

La medida fue suspendida en varias ocasiones pero anunciada con anticipación por las autoridades, inclusive con reuniones del juez con los ocupantes.

Cerca de 200 policías participaron del operativo de desalojo

El origen de la resolución judicial es una denuncia de la Municipalidad de Formosa que consideró, después de varias pericias, el potencial peligro de un derrumbe del edificio.

Operarios de la Secretaría de Obras Públicas del Municipio mientras se desarrollaba el desalojo, colocaron vallas en el perímetro del edificio que cubrirán el lugar con chapas.

Algunos de los comerciantes manifestaron su disconformidad con lo resuelto por la justicia pero ante la cantidad de policías antimotines y de la infantería no opusieron resistencia.

Otros ya habían desocupado sus locales pero no tienen certeza respecto si demolerán el edificio, lo restaurarán o cual será el destino. “Seguiremos todas las instancias para proteger nuestra propiedad”.

Hubo “ocupantes” de hecho que subalquilaron los locales y encontraron a locatarios de buena fe, a pocos meses de pagar el alquiler con esta medida.

En la esquina, el grupo que más oposición manifestó, dijo que no sabe que van a hacer para comer, “¿de que vamos a trabajar este lunes si nos sacaron la fuente laboral?”.

Al mediodía del domingo un grupo numeroso de mesiteros se convocó en el lugar y también se reforzó la cantidad de policías. El momento de tensión finalizó con la retirada de los vendedores pero prometieron que volverán.

El desalojo sobreviene en el inicio del mes de diciembre cuando los comerciantes inician el mes de más ventas por lo que el enojo es mayor.

Los detractores de la informalidad en ese sector céntrico de la ciudad se sintieron aliviados porque al fin empiezan a ordenar el descontrol de todo tipo del lugar. Algo es seguro, este lunes el mercadito, despues de años, tendrá una fisonomía distinta.




Comentarios