En cada oportunidad que alguien se cruza un Aguará Guazú no puede dejar de asombrarse por la manera en que camina debido a sus largas patas. No es un zorro, no es un coyote, perro o chacal, es un cánido distinto conocido también como lobo de crin.


Siempre resulta impactante el poder registrar a través de los celulares una especie única en su tipo. El Aguará Guazú (Chrysocyon brachyurus) es una especie en extinción en Argentina y ya casi no se ve esa fauna en los campos.

Cabe resaltar que se trata del mayor de los cánidos de América del Sur, y no es ni un zorro, lobo, coyote, perro o chacal, sino un cánido distinto, catalogado también como “lobo de crin”.

Cada vez que alguien se los cruza, no puede dejar de mirarlos con asombro por sus largas y particulares patas, por lo sigiloso de su andar y por tantas leyendas que le atribuyen buenos o malos augurios. Se lo vio cerca de la ruta 2 pasando Colonia Pastoril en el interior de Formosa.

Esta especie en extinción es autóctono de los montes y pastizales del Chaco de Argentina y del Paraguay, la llanura de Bolivia, las pampas del Perú y las cuencas de los ríos Paraguay y Paraná en Sudamérica.






Comentarios