En el paso clandestino de El Mangal, una lancha que ofrecía el cruce del Río Paraguay para traer a pasajeros de la localidad paraguaya de Alberdi, dio una vuelta de campana. La mayoría de los pasajeros fueron rescatados, una mujer está desaparecida.


En la zona de El Mangal a unos kilómetros del centro de la ciudad de Formosa, funciona un paso clandestino fronterizo. Desde orilla argentina y atravesando el Río Paraguay se puede acceder por lanchas sin habilitación que prestan el servicio a la localidad de Alberdi en la República del Paraguay.

Como es de público conocimiento, no hay ningún tipo de trámites y solo basta pagar el pasaje a bordo de cualquier embarcación que ofrezca el cruce por el río sin ningún tipo de controles.

El tránsito fluvial, más aún en un contexto de inundaciones y con un río desbordado, hace que la gente opte por utilizar esta vía para viajar a realizar compras a precios convenientes y luego regresar por el mismo lugar sin tener que sortear, no solo los trámites de migraciones del país sino también los estrictos controles del personal de aduana respecto de los productos traídos del extranjero.

Este martes en horas de la mañana, ocurrió lo que potencialmente se viene advirtiendo desde siempre. La falta de medidas de seguridad, los controles de las autoridades de competencia y la imprudencia de la gente provocó una tragedia con la aparente pérdida de una vida humana.

Una de las lanchas que oficiaba de transporte de pasajeros desde la costa de Alberdi hacia la costa de El Mangal en Formosa, abusando de la velocidad de la embarcación, aparentemente tuvo una vuelta de campana al golpear con el oleaje del río.

La capacidad de pasajeros dentro de la lancha, según los testigos, estaba sobrepasada y ninguno de ellos tenía puesto el salvavidas por lo que ni bien, quedaron en medio de la corriente, empezaron a nadar en distintas direcciones como pudieron.

Afortunadamente y como en el lugar hay otras embarcaciones también ejerciendo la actividad de transporte, no solo de pasajeros sino de mercadería de contrabando, acudieron a auxiliar a la mayoría de los pasajeros. A todos salvo a una mujer.

Una señora de más de cincuenta años aproximadamente y de contextura grande, despareció de la superficie y hasta el momento no pueden dar con su paradero. Según los propios dueños de los botes, era una mujer que no pudo reaccionar ante lo que ocurrió y se hundió sin que pudiera reaccionar.

La búsqueda continua y hasta el momento no ha habido comunicado alguno de la Prefectura Naval de Formosa, quien a reserva de fuentes, confirmó la desaparición de esta mujer como así también lo ocurrido con la embarcación.






Comentarios