En un juicio abreviado, tras declararse culpable, Rafael P. de 25 años, fue condenado por el Tribunal Penal de Oberá a la pena de 11 años de prisión por el delito de “abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual simple, agravado por la guarda preexistente y amenazas” en San Pedro.

En el juicio, el acusado admitió haber abusado sexualmente de su hijastra de 12 años cuando la madre de la menor no se encontraba en el domicilio. El abuso fue denunciado hace prácticamente tres años en la Comisaría de San Pedro por un familiar de la víctima.

Frente al cúmulo de pruebas en su contra, el joven decidió aceptar la culpa en un juicio abreviado y fue condenado a la pena de 11 años de prisión.

Según los hechos del caso, a mediados de diciembre de 2018, la madre de la menor se ausentó de la vivienda que compartía con el acusado, para así poder acompañar a su otro hijo en un proceso de internación por cuestiones de salud.

Debido a ello, el hombre quedó al cuidado de la menor y otros hermanitos, situación que habría aprovechado para abusar de la niña que en Cámara Gesell relató que su padrastro la tomó del cuello y la amenazó a punta de cuchillo para cometer los aberrantes hechos.

Por cualquier situación de abuso en niños, niñas y adolescentes llamar gratuitamente a la línea 137, que funciona las 24 horas toda la semana.

Automáticamente, la menor le contó del ataque a un familiar y fue este quien se presentó ante la Comisaría de San Pedro a radicar la correspondiente denuncia. El juzgado interviniente ordenó la detención del joven.

La Policía de Misiones arribó al domicilio con una orden de allanamiento pero el joven se había dado a la fuga. Finalmente, el sospechoso fue capturado en una zona de colonia conocida como paraje Palmera Boca.

Fue así que tras casi tres años, el acuerdo de juicio abreviado fue homologado por el Tribunal Penal de Oberá y Rafael P. fue condenado a la pena de 11 años de cárcel por el delito de “abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual simple, agravado por la guarda preexistente y amenazas”.

Si sos víctima de abuso o sabés de una situación de abuso en niños, niñas y adolescentes llamar gratuitamente a la línea 137, que funciona las 24 horas toda la semana.