La denuncia por presunta venta de vacunas anticovid-19 en la ciudad de Esquina, no quedan detenidos. Habían sido arrestados solamente dos trabajadores del Hospital San Roque, un enfermero, la jefa del sector enfermería y quien presuntamente compró la dosis.

Se trata de un comerciante esquínense quien habría manifestado en una reunión familiar que se había vacunado contra el Coronavirus, luego de comprar la dosis en el hospital local.

El supuesto comprador estuvo detenido un solo día, los demás implicados casi un mes. Fueron arrestados el 9 de mayo y puestos en libertad a fines de la semana pasada.

Maniobra política

El abogado defensor de la enfermera jefa del sector enfermería, Ariel Medina, expresó: “Hasta el día de la fecha, no hay elementos incriminatorios contra nuestro cliente que avalen esa denuncia en su contra. Lo que está en el expediente se refiere a los comentarios de dos directores del hospital, en donde se denunció que un concejal habría abonado para conseguir las vacunas. Y eso no sería cierto. Nuestra cliente está en la parte de vacunación, pero nunca recibió nada de nadie para aplicar la vacuna. Estamos seguros de que nuestra cliente es inocente, y estoy seguro de que hay algún trasfondo político detrás de todo esto”.

La denuncia

El 7 de mayo pasado el director del Hospital San Roque de Esquina se enteró que un comerciante dijo que se había inmunizado tras comprar la vacuna en el centro asistencial, fue cuando hizo la denuncia ante la fiscalía de instrucción local.

Dos días después se produjeron los arrestos en medio de un escándalo en la comuna ubicada a 300 kilómetros de la Capital provincial, sobre el límite con Entre Ríos.

Los involucrados no deberán tener contacto entre ellos, no podrán abandonar la localidad y cada 15 días deben comparecer ante la fiscalía.

La Justicia provincial con muy poca información entregada sobre el caso, dijo que seguirá investigando.