Desde el partido nadie dio una opinión sobre lo ocurrido. El acusado se defiende negándolo todo.


El viernes 8 de marzo, se reunió el Consejo Provincial del Partido Justicialista en su casa partidaria para resolver cuestiones importantes de su vida institucional. Pero esa fue la ocasión para que Pilar Aguirre denuncie un hecho mucho más sensible, como es el abuso de una de sus hijas por parte de un importante dirigente de ese partido.

Todo transitaba entre los carriles propios de las discusiones partidarias. La palabra la tenía Rubén Pruyas, ex senador nacional, cuando Pilar irrumpió a los gritos y visiblemente conmovida comenzó a acusar al ex intendente de Mercedes de haber abusado sexualmente contra su hija de 15 años.

Momento en que Aguirre increpó a los justicialistas teniéndolo de espaldas al acusado.

“Por favor escúchenme. A mí me violaron una hija en Mercedes y fue un ex intendente, Víctor Cemborain, y ¿le dan la palabra en todos lados?, ¿y yo como peronista me tengo que andar escondiendo? Me tuve que ir de Mercedes, vendí mi casa y se me murió una hija” gritaba Aguirre.​

Las acusaciones no fueron solo contra el dirigente sino también contra la justicia, “él violó a mi hija y la justicia está ahí, pagan una jueza de Mercedes y ¿el tipo está acá sentado? Dejémonos de joder, peronistas las pelotas”, fue lo último que se escuchó cuando visiblemente acongojada se retiró del conclave peronista.

Desde el partido nadie quiso dar una opinión sobre lo ocurrido. El acusado se defiende negándolo todo, diciendo que es una maniobra política de sus adversarios.

La historia entró a tomar estado público en el mes de septiembre del año pasado cuando se conoció la denuncia. En un principio la hija de Pilar Aguirre estaba a dos días de cumplir sus 15 años y habría sido abusada sexualmente por Víctor Cemborain.

La causa judicial inició su trámite correspondiente hasta llegar al testimonio de la menor, quien ratificó todo lo descripto en la denuncia. “Luego de eso ingresó en una suerte de letargo propio del tecnicismo jurídico”, afirmó el abogado de la víctima.​

Desde ese momento Pilar comenzó un recorrido en el que no siempre pudo hacer sentir su voz ni su dolor de madre.

Víctor Cemborain fue intendente de Mercedes en el período 2013-2017, no pudo aspirar a una reelección por tener impedimentos legales ya que tenía una causa judicial por violencia que no le permitía participar de las elecciones. Por lo que propuso a su esposa como candidata quien terminó siendo elegida, por ende es la actual intendente de dicha ciudad.






Comentarios