Así lo afirmó la esposa de Tichellio en su declaración.


Declaró Lorena Encina, esposa del penitenciario asesinado en julio de este año, aseguró que su amante Miriam Jara habría tenido intenciones de quemar el cuerpo de la víctima después de matarlo. La mujer de Gabriel Tichiellio intentó desvincularse del crimen al afirmar que actuó bajo amenaza de muerte por parte de la acusada.

En base a esta declaración faltaría agregar los informes de los Bomberos que analizaron un colchón quemado en un terreno baldío cercano a la casa de la víctima donde lo mataron. Según los investigadores, ambas sospechosas del crimen quemaron el colchón donde la víctima dormía cuando debido a que estaba manchado de sangre.

Por el momento, se esperan las últimas pericias sobre restos de algún tipo de combustible en el cuerpo y el vehículo donde fue hallado, ya que Encinas en su declaración agregó que Jara quería quemarlo pero ella la frenó. Luego de esta confesión Jara tuvo que ser internada porque intentó quitarse la vida, continúa bajo vigilancia.

Encina está acusada de haber participado del crimen, debido a que habría ayudado a Jara para cargar el cadáver en el vehículo y guió a Jara hasta la zona donde abandonaron el cuerpo dentro de la camioneta Renault Kangoo. La autopsia dictaminó que Tichiellio murió por un traumatismo de cráneo encefálico producido por los golpes de un “objeto romo y duro”. Los investigadores consideran que el arma homicida sería el mazo con manchas de sangre que incautaron. Según publicó El Litoral.






Comentarios