Un vecino de la ciudad donó una pileta, donde los canes puedan tener un respiro ante los días tan sofocantes que se vienen viviendo en Corrientes.


La semana que pasó fue de temperaturas muy elevadas, en la mayoría de los días el termómetro estuvo por sobre los 35 grados. Un vecino de la ciudad de Corrientes todos los días pasaba por el lugar de entrenamiento de la división canes de la policía provincial.

Perros de la Policía de Corrientes (Facebook)

El hombre se percató del padecimiento de los animalitos y decidió donar una pileta para que los perros se refresquen los días de calor sofocante. Es en el mismo lugar donde realizan sus entrenamientos y viven cotidianamente.

Perros de la Policía de Corrientes (Facebook)

Desde la División Canes K-9 agradecieron a Carlos Escalante, quien se encargó que los canes tengan donde combatirle al verano intenso.




Comentarios