El hecho ocurrió en pleno centro de la capital correntina, a pocos metros del río Paraná.


¡Sorpresa para un conductor! El automóvil se encontraba estacionando por calle Buenos Aires casi Avenida Costanera, en pleno centro correntino y a pocos metros de la costanera.

En un momento escucha un ruido extraño y cuando empieza a verificar, se da cuenta que había un víbora en la parte trasera del auto.

Inmediatamente llamó a la Policía de Corrientes para que verifique el hecho, quienes se conectaron con un biólogo del museo Amado Bonpland que logró sacar al animal del móvil.

El biólogo logró sacar la serpiente del automóvil y guardarla en un valde sellado.

El profesional determinó que se trataba de una víbora de agua.





Comentarios