José Antonio Fernández murió el pasado 4 de mayo de 2020 tras pasar casi un mes internado en Villa María. El hombre fue apuñalado y la autora del crimen aparentemente sería su hija, quien se encuentra detenida e imputada por el homicidio. Pero familiares y conocidos de la joven aseguran que no es la responsable del hecho y piden su liberación.

//Mirá también: Villa María: fue acusada de matar a su padre pero investigan si hubo abuso sexual previo

Se trata de María Ayelén Fernández, a quien se la acusa de matar a su padre adoptivo. Familiares y allegados sostienen que se trató de un accidente y que la mujer, quien tiene una discapacidad mental leve, es totalmente inocente.

Este lunes, un grupo de personas se manifestaron frente a los Tribunales de Villa María para pedir la liberación de la acusada. Criticaron la investigación de la fiscal Juliana Companys, quien la semana anterior imputó por “homicidio simple” a la joven, al producirse el deceso del hombre.

protesta frente a tribunales de Villa María para pedir la liberación de María Ayelen Fernández, detenida por el homicidio de José Antonio Fernández martin llampayasMartín Llampayas | La Voz

El suceso

Los hechos comenzaron a desencadenarse el día 8 de abril, cuando José Fernández, de 60 años de edad, ingresó a una clínica de Villa María con una herida punzante. Allí habría manifestado que se la produjo en un accidente doméstico mientras estaba en el patio de su casa, en calle General Leonardi al 1800 de barrio Trinitarios.

Cinco días después, a partir de los estudios practicados, desde la clínica Marañón se comunicaron con la Unidad Judicial para dar cuenta de la situación: las imágenes mostraban una herida de unos 40 centímetros de profundidad, según refirieron luego desde la Justicia.

El aviso de la clínica partió de la presunción de que no podía tratarse de una herida accidental. El caso se radicó en la fiscalía de Segundo Turno, que conduce Juliana Companys. El 13 de abril, la fiscal allanó la vivienda familiar, inspeccionó el patio, tomó testimonios y decidió la detención e imputación por tentativa de homicidio de Ayelén Fernández, de 28 años de edad.

//Mirá también: Un imputado por el asesinato del adolescente en barrio Marechal

La hipótesis de la fiscal

Según sostiene la Justicia como hipótesis, la mujer hirió con un “hierro del 8” al hombre de una manera que, por la dirección y profundidad que marcan las imágenes médicas, sería “imposible” que haya ocurrido en forma accidental. La disposición de los elementos en el patio, abonarían la misma hipótesis.

El 4 de mayo, en horas de la tarde, el hombre falleció. Hacía varios días que se encontraba sedado y nunca se le pudo tomar testimonio sobre lo ocurrido.

Al momento de ser herido, en la casa estaba Ayelén, sus dos hijos menores de edad, y una mujer mayor, pareja del hombre fallecido.

La explicación de la familia

Un medio hermano de Ayelén, Cristian Alves, aseguró a medios locales que todo fue un accidente doméstico. Desde Río Gallegos, donde reside, dijo que el hombre perdió el equilibrio cuando se le cruzó un perro en el patio, y que cayó sobre un balde en el que había varios hierros. Así sería que se le incrustó uno en el cuerpo y se hirió, según explicó.

Edgar Fernández, hermano del hombre fallecido, sostiene también esta hipótesis, compartida por varios integrantes de la familia y otros allegados, que estuvieron en el reclamo de este lunes frente a Tribunales.

protesta frente a tribunales de Villa María para pedir la liberación de María Ayelen Fernández, detenida por el homicidio de José Antonio Fernández martin llampayas

“No creemos para nada en la culpabilidad de Ayelén. Ella se vio envuelta en una tragedia, la arrancaron de su casa arbitrariamente. Queremos que la Justicia apure una investigación segura y que le den la libertad”, dijo el hombre entrevistado por La Voz. Dijo que no sospecha de la “mala voluntad” de la fiscal, pero dijo que hay “cosas raras” en la causa.

Por su lado, la fiscal descarta cualquier posibilidad de accidente y sostiene la acusación de homicidio. “Se realizó la autopsia correspondiente y todo indica que fue un hecho provocado”, declaró Companys en su despacho.

Incluso agregó que la imputación de homicidio simple podría llegar a agravarse, una vez que se determinen las características de la adopción. El vínculo legal sería un calificante para el crimen, explicó.

La mujer detenida es madre de dos niños y tiene una discapacidad mental leve. Actualmente se encuentra en la Unidad de Contención del Aprehendido (UCA). Sus hijos quedaron al cuidado de un familiar.