El sector sudeste de la ciudad de Córdoba se encuentra alerta ya que han percibido un incremento en la cantidad de personas contagiadas por Covid-19. Ante esta proliferación de casos, el Gobierno provincial abrió este jueves varias carpas de testeo del Operativo Identificar, una modalidad que toma muestras masivas en zonas con muchos brotes.

Horas antes de que se iniciara el testeo en la plaza Salvador Mazza, La Voz habló con vecinos y profesionales de la salud para saber cuál es la situación en Ituzaingó Anexo, un barrio que aparece como una de las zonas con más contagios.

//Mirá también: Córdoba: confirmaron 13 fallecimientos y 1836 nuevos casos de coronavirus

“Lo primero para decir es que seguramente no hay una sola variable. Es una zona grande. Y el centro de salud es el único para un área de 17 mil habitantes, que incluso recibe a vecinos de Toledo o Río Primero para ser atendidos”, expresó Ricardo Chanquia, uno de los cinco médicos del dispensario.

Si bien es un centro municipal de atención primaria de la salud, en la actualidad es el principal receptor de las personas que llegan con sintomatología compatible con coronavirus. Chanquia aseguró que, por día, en los dos turnos, se atienden unas 12 personas (adultos y niños) con síntomas de Covid-19.

Pero que, además, deben hacer frente a otras patologías y controles que se vieron prácticamente paralizados en 2020, como las atenciones de niño sano, embarazadas, más las campañas de vacunación, entre otras demandas.

Alerta por fiestas clandestinas

Una de las razones que esgrimieron casi todos los vecinos consultados fueron las fiestas clandestinas y las reuniones sociales que se desarrollan en el barrio. Además del mayor movimiento entre los jóvenes. Pablo Márquez, sacerdote de la parroquia María y José, contó que no hubo casos de contagios entre los fieles por asistir a las acciones religiosas, sino que se observan en otros ámbitos en los que las personas se distienden más y no respetan los protocolos.

“Antes había miedo a contagiarse, pero ahora ya no es un temor que paraliza”, relató. Y sobre ese punto, dijo que advierte un hartazgo social que hace que se relajen los cuidados.

Los adultos ponen la atención en los más jóvenes, y en las reuniones sociales que se organizan de viernes a domingo en distintos lugares. Gregorio Nieva, Mirta Rodríguez y María Bustamante integran el centro de jubilados y también se ocupan de que sus pares puedan anotarse para la vacunación, y en juntar medicamentos para el centro de salud. Para ellos, los adultos mayores nunca dejaron de tomar recaudos en la pandemia.

“La gente mayor se cuida mucho, pero los jóvenes no lo hacen. Juegan al fútbol, hacen bailes, van a las fiestas clandestinas”, contaron.

Natalia Liberto, la psicóloga del dispensario, valoró el trabajo con los jóvenes, y explicó que dentro de los distintos grupos, ellos son los que más necesitan hoy sociabilizar.

Situación del transporte

Aunque también hay otra variable que los vecinos y profesionales apuntan en relación al crecimiento de los casos, como el fuerte crecimiento de varios barrios próximos a Ituzaingó. “Son los vecinos que más salen, los que toman el colectivo”, explicaron. Y en ese sentido destacaron como preocupante que las líneas de colectivos 10, 12 y 17 que circulan por la zona, lo hacen repletas de pasajeros.

//Mirá también: Córdoba alcanzó los 700 mil vacunados y ampliarán los criterios de inoculación

“Son recorridos entre 30 y 45 minutos hasta el Centro, y a las pocas cuadras los colectivos van llenos de gente y con los vidrios cerrados”, agregó Liberto.

Miriam Scurtti, presidenta del centro vecinal de barrio Los Eucaliptos, también de ese sector, expresó sus preocupación por los contagiados. “El año pasado, con el COE íbamos casa por casa, veíamos qué personas estaban solas, qué necesitaban. Hoy no sabemos cuántos casos hay. Si llamamos a la Policía por las fiestas clandestinas, viene y las dispersa. Pero es difícil. Antes había más cuidados; ahora, no”, dijo.

Hoy nos enteramos si una familia está aislada porque vemos que no sale o porque lo cuenta el almacenero. Estamos ayudando a que la gente se anote para vacunarse, porque hay muchas personas que no saben cómo”, dijo.