Un ex comisario de la Policía de Córdoba está denunciado por violencia de género contra su pareja. La acusación fue realizada por los familiares de la mujer, ya que aseguran que ella “tiene terror hacia su marido”. Al momento de la denuncia, la familia asoció al funcionario a otros gravísimos cargos.

Los denunciantes expusieron las acusaciones policiales previas que tiene este ex comisario, y especifican que los hechos de violencia comenzaron en 2004. “El 30 de noviembre del 2004, le propina una soberana paliza y le desfigura la cara”, detalla la familia a Mi Valle y asegura que fueron reiteradas las veces que los móviles policiales de Villa del Rosario debieron acudir al domicilio de la víctima por las agresiones.

“El 6 de diciembre del 2005, la volvió a golpear brutalmente y a la vista de los vecinos de tal manera que nuevamente hizo la denuncia por lesiones en la comisaria”, continúa. A su vez, aclaran que existen más denuncias por lesiones y amenazas, que no fueron tomadas como corresponden.

Y cerraron diciendo: “Somos conscientes que en los últimos tiempos la justicia avanzó mucho en el tratamiento de estos delitos, pero nuestro temor es que ante el silencio de Gabriela, ya resignada por el paso del tiempo, suceda lo peor y este señor se siga manejando impunemente”. Además, precisan que las agresiones continúan “siempre cuidándose de no marcarle el cuerpo o la cara”.

Otras denuncias contra el efectivo

En el comunicado, los denunciantes aseguran que el acusado “inventó causas judiciales” contra terceros y “vendió vehículos del depósito judicial de Río Segundo”. “Todo ello sin ninguna consecuencia judicial o administrativa”, precisan.

Otra de las denuncias, asegura que tiene una actividad de prestamista entre sus subordinados y se dedica a “la compra y venta de terrenos en Alta Gracia y zona de La Marianita, esta actividad con la complicidad de un hombre de la zona para lo que utiliza los móviles policiales del lugar para cuidarlos y que no se los usurpen”.

Realmente desconocemos si estas acciones configuran delitos, lo que si entendemos que no se condice con su condición de policía. Sus actos dejan mucho que desear. La impunidad del hombre es tal, que con todo lo que se relató (que es comprobable), este señor es la máxima autoridad policial en el lugar donde reside”, agregaron.

Finalmente, y acongojados con la situación, los familiares solicitaron: “Enviamos sendas cartas al Tribunal de Conducta Policial, al Intendente de Villa del Rosario y a los medios de prensa, para que se divulgue y de alguna manera tome estado público, ya que si algo malo le sucede a la víctima, por lo menos exista un antecedente de lo que está ocurriendo desde hace larga data”.