Del aguante del público y el "triunfo" de la seguridad, al buen clima del finde y la destacada participación de una navegante cordobesa. El color de una carrera inolvidable.


El Rally de Argentina 2019 brilló y no sólo por la disputa deportiva, por la carrera en sí. Lo hizo también por el ambiente que se vivió, por la seguridad que reinó y por el clima que acompañó durante el fin de semana. También, por la importante misión cumplida por una navegante cordobesa de 21 años: Virginia Klus.

LA GENTE, EL AGUANTE. Como cada año, viviendo y reviviendo un ritual “sagrado”, el público le hizo el aguante al Rally, al que asiste con devoción. Columnas interminables de espectadores durante la noche y al amanecer, en busca de su lugarcito para disfrutar de la competencia. Y compartiendo. En comunión.

Ogier y su Citroën, en Traslasierra. El Rally de Argentina es uno de los más convocantes y populares de la temporada.

LA SEGURIDAD, UN LOGRO. Más allá de la suspensión del tramo de Tanti, el sábado y a causa del accidente del boliviano Marco Bulacia, ningún especial debió interrumpirse a causa de la ubicación del público. Con conciencia, la gente colaboró con el desarrollo de la carrera; y el trabajo de toda la Policía de la Provincia de Córdoba fue notable.

Vuela Neuville y el público correctamente ubicado.

EL CLIMA ALEGRÓ EL FINDE. Después de la lluvia del jueves, en el inicio del Rally con el espectacular súper especial nocturno de Carlos Paz, el tiempo fue mejorando. Y el finde, fue una bendición. El sol y una agradable temperatura hicieron del domingo, una jornada paradisíaca. Y la gente, chocha, claro.

Así brilló el sol durante la última jornada del Rally Argentina 2019. Fue un espléndido domingo.

LA MUJER, EN EL DEPORTE MOTOR. Virginia Klus, que tiene 21 años y empezó a correr a los 17, se lució como navegante de Federico Villagra, en el Ford Fiesta MR Turbo, con el que el Coyote corre por el campeonato argentino. Virginia, que ya fue campeona del Provincial cordobés de Rally y viene de ganar por el mismo certamen en Cruz del Eje, navega habitualmente a su papá, Gerardo. También, resaltó la entrerriana Nadia Cutro, al volante de su Toyota de la división Junior del Nacional.

Desde la butaca derecha del Ford de Villagra, Virginia Klus cumplió con una gran tarea como navegante. Su carrera deportiva, en pleno ascenso.






Comentarios