Según el ministro de Salud, Francisco Fortuna, su fallecimiento no se debió a falta de camas, sino a una evolución tórpida.


Sigue la polémica por la mujer de 29 años que falleció luego de recorrer 271 kilómetros en ambulancia, lo que representó ocho horas de viaje, hasta conseguir una cama de terapia intensiva.

María era oriunda de la localidad de Inriville. Su periplo comenzó en la guardia del hospital de esa localidad, continuó en Marcos Juárez donde la rechazaron en dos nosocomios, siguió en Bell Ville y fue derivada a San Francisco, donde finalmente falleció.

“El caso puso en evidencia las falencias del sistema de salud, especialmente en la derivación de pacientes. María vivió un calvario. Hay que estar en ese lugar. Transitando a los saltos una ruta llena de camiones. Este no es un hecho aislado”, indicó a la prensa Anahí Muñiz, directora del hospital municipal de Inriville.

Sin embargo, el ministro de Salud de la Provincia, Franscisco Fortuna, disintió con la directora. Este lunes, Fortuna defendió las políticas de salud de la Provincia y aseveró, entre otras cosas, que las camas de terapia de los hospitales “son suficientes”.

“A esta paciente (en referencia a María) se la trató bien. Llegó en buen estado al hospital de San Francisco. Su fallecimiento fue a causa de una evolución tórpida“, manifestó Fortuna en El Show de la Mañana.

Tórpido, a nivel patológico, se refiere a un proceso que evoluciona muy lentamente, sin cambios apreciables y sin reacciones.

“Si la paciente hubiera tenido problemas o estado en malas condiciones, bueno. Pero se la atendió bien. Llegó en buen estado al hospital de San Francisco”, insistió el Ministro.

María era una mujer diabética, insulinodependiente, que sufría una insuficiencia respiratoria.





Comentarios