El oficialismo aprobó una modificación al Código Electoral. De esta manera, se intenta empujar a los candidatos a confrontar sus proyectos previo a la elección.


El Concejo Deliberante de Córdoba aprobó por ordenanza con el voto de la mayoría oficialista la obligatoriedad del debate político en el ámbito de la ciudad Capital, previo a una contienda electoral. 

La Unión Cívica Radical intenta empujar a los candidatos a confrontar sus proyectos en una instancia previa a los comicios y evitar las posturas que esquivan dicho espacio argumentando razones del tipo más diverso.

La normativa fue aprobada con 15 votos positivos y tan sólo 2 negativos dentro del recinto deliberativo este martes.

Todo parece indicar que se trata de una ordenanza apuntada al candidato de Hacemos por Córdoba, Martín Llaryora, pero en verdad está dirigida a todo el arco político cordobés, más allá de las disputas coyunturales. 

Durante la sesión especial los ediles presentes criticaron fuertemente al aspirante peronista a la intendencia y su decisión de no participar de un debate de propuestas.





Comentarios