Las únicas funciones serán los días viernes y sábado, en el Teatro Ciudad de las Artes. Se suspende la función del domingo. Entradas anticipadas a la venta. 


Después de un verano con funciones a sala llena y miles de espectadores que ya la vieron, Entre la peperina y el clonazepam vuelve a los escenarios el finde largo de Semana Santa. La pieza teatral de humor saludable que tiene a Doña Jovita y al doctor Presman como protagonistas, se presentará con funciones en el Teatro Ciudad de las Artes y las entradas anticipadas ya están a la venta.

Los tickets pueden adquirirse en boleterías del teatro por sistema Autoentrada, desde los 350 pesos.

Desde la producción de la obra informaron que, por razones de fuerza mayor, se suspende la función del día domingo. Las personas que hayan adquirido ya las entradas podrán cambiarlas para los días viernes o sábado; o bien se les reintegrará su dinero. Este trámite se realizará en Boletería del Teatro Ciudad de las Artes (Avenida Richieri 1955).

Doña Jovita y el doctor Presman representan el divertido encuentro casual entre una mujer campesina y piadosa de la montaña con un médico y docente de la Universidad. La invasión de las nuevas tecnologías y el vínculo con los otros (algo que a las abuelas las interpela de manera muy sensible), los síntomas de la crisis, los medicamentos, la vida sedentaria, el amor, los miedos y el desencuentro; son algunos de los temas de actualidad que en clave de humor y sin perder trazos irónicos, atraviesan esta historia. Finalmente, la obra culmina con un mensaje esperanzador.

Sobre la obra

Doña Jovita interrumpe al médico que preparaba una clase cuando buscaba a un cura para tratar sus contradicciones. Una confusión entre la iglesia y el hospital, entre el consultorio y el confesionario. En la charla con el médico se anima a decir cosas que tenía calladas desde tiempo. Un clima de desencuentros y enredos alrededor de la salud, la enfermedad y el destino humano.

El doctor y la anciana no tienen mucho en común, pero el encuentro sucede por la locuacidad de Doña Jovita y la sensibilidad del Galeno en la consulta con Adultos Mayores. El espectáculo está construido sobre una confrontación que genera empatía con el público. Alquimia que ambos consiguen en el escenario superando esa aparente distancia entre ciencia y creencias, campo y ciudad, conocimiento y experiencia.

La mecánica es sencilla: Doña Jovita conversa con el médico y con esa excusa revisan y abordan un montón de temas de actualidad, en especial la transformación de nuestros hábitos por la irrupción del celular y la soledad. Problemas existenciales, vitales, que acompañan al hombre desde que dejó su vida nómade.

En clave de humor, Jovita logra convertir en palabras lo que la abruma. Con ese lenguaje se puede hablar de la inseguridad, los cambios alimentarios, la vida sedentaria, la política y el desencuentro.

Un choque entre dos mundos: saberes ancestrales y conocimientos académicos. El manejo del absurdo en escena, nace como una respuesta a la solemnidad, al engreimiento y a la autosuficiencia que pulula en la humanidad urbana de estos tiempos.

Es una obra de teatro de promoción de la salud con la sonrisa como bandera. Plena de comicidad, porque lo que nos mantiene vivos es tener proyectos y sueños.






Comentarios