Familiares de Janet López, la reclusa fallecida el viernes en Bouwer, presentaron este lunes una denuncia en la Justicia para que se investigue lo ocurrido en el establecimiento penitenciario.

"Ella no se suicidó. Una persona que se ama no se quita la vida. Y ella amaba a su hijita, nos amaba a nosotros", dijo el padre, Carlos López, en Mitre Córdoba.

"Ella no hubiera hecho eso. No creemos en el suicidio", añadió en Tribunales 2, tras radicar la denuncia.

El Servicio Penitenciario comunicó que "aproximadamente a las 22.30 del viernes, personal de enfermería del Establecimiento Penitenciario N° 3, mientras realizaba el reparto de la medicación prescripta a las internas, al llegar al dormitorio 2 del Sector F1", encontró a la interna sin vida.

Rosel Janet López se encontraba en la cárcel de Bouwer desde el 28 de diciembre pasado, con prisión preventiva, a disposición de la Fiscalía de 2° Turno de Villa María, procesada por supuesta autoría de un delito de hurto.

Su fallecimiento causó malestar en las otras reclusas, y el fin de semana hubo momentos de tensión puertas adentro.

En la mira. Con el deceso de esta interna, el Servicio Penitenciario de Córdoba vuelve a estar, en pocos días, envuelto en situaciones delicadas tras el robo de una camioneta desde el estacionamiento del penal y un interno que exhibió un arma en pleno proceso judicial.

El jueves 22, el vicepresidente de la Cámara Mayorista de Comercio de Córdoba denunció formal y públicamente que desde el estacionamiento del penal de Bouwer le robaron su camioneta Fiat Toro. Según la reconstrucción que se lleva adelante a partir de los registros de las cámaras de seguridad, se estima que el hecho habría sido planificado.

Asimismo, en la misma semana, un acusado de robo que estaba siendo juzgado en la Cámara Octava del Crimen de la ciudad de Córdoba, exhibió ante el juez un cuchillo "tumbero" que llevaba atado a su pantorrilla, mientras narraba problemas de inseguridad en el mismo penal de Bouwer.