Su mejor partido fue en una situación familar complicada. Ahora en Chicago, rival de la Gloria este sábado.


Este sábado a las 19 Instituto tendrá doble exigencia: ganar por primera vez en el año y hacerlo ante un pesado de la categoría: Nueva Chicago.

En filas del equipo de Mataderos habrá un conocido por el público Albirrojo, el volante Esteban Orfano.

“Me trajo Iván (Delfino), con quien ascendí en Patronato. Fue una linda oportunidad, con el desafío de subir con Instituto”, afirmó en una entrevista con el sitio La Voz del hincha albirrojo.

Además de remarcar la buena relación con Emiliano Endrizzi e Ignacio Antonio, y otros de los pibes del club, Orfano rememoró su mejor partido en la Gloria, en una jornada muy especial desde lo familiar.

“Jugamos contra Juventud Unida de Gualeguychú y ganamos 5.-2. Metí un gol y andube bien, pero más me acuerdo porque ese día ni concentré. Tenía a mi señora internada y al mediodía el doctor Brizuela me dijo que él la cuidaba, también a mi nene que era chiquito. Comí en sanguche en el camino, entré y pude cumplir con el equipo”, se emocionó. 






Comentarios