El tenista de Bell Ville ganó este lunes su primer partido ATP y lo hizo ante su familia y amigos. Una jornada a pura emoción.


Abrazó a su abuelo Poroto y en ese instante, seguramente, pasaron por su cabeza todas las veces que soñó con este momento. Pedro Cachín, 280 en el ranking, ganó su primer partido en un torneo ATP y lo hizo cerca del lugar donde nacieron sus sueños de tenista, junto a su familia y amigos.

Este lunes, en el court central del Córdoba Open ATP 250, el belvillense tardó una hora y 22 minutos en derrotar por un doble 6/4 a Cameron Norrie (64), el sudafricano que reside en Gran Bretaña. El triunfo le permitió al jugador, que ingresó a la cancha acompañado por los acordes de “Soy cordobés” de Rodrigo, avanzar a la siguiente ronda del certamen que se disputa en el predio del Estadio Kempes.

El cordobés, que se ganó un lugar en el cuadro principal tras quedarse con los dos partidos de la qualy, quiere aprovechar al máximo esta oportunidad. Lo anheló desde que supo que este torneo llegaría a Córdoba. “Es un sueño para mí, desde el momento que dijeron que iba a ver un ATP acá lo veía como una oportunidad importante. Me dieron una invitación para jugar la clasificación, pero después por mi ranking (280°) no lo necesité”, dice el joven que desde hace cinco años está radicado en Barcelona, ciudad a la que se radicó en busca del crecimiento profesional.

Y agrega: “Que este mi familia acá, sobre todo mi abuelo, que muy pocas veces me pueden ver y no me refiero solo a las canchas sino al día a día de la vida cotidiana, es muy importante. Yo vivo muy lejos y estar acá, ganar acá, es un plus. Espero poder llegar lo más lejos posible“.

Tras la victoria de esta tarde, su próximo rival será Pablo Carreno Busta (23), cuarto preclasificado del certamen y gran amigo de Cachin, el más aplaudido de la primera jornada. Ambos se conocen demasiado, también desde lo tenístico.

“Pablo tiene un nivel muy alto, eso es una realidad y lo viene demostrando desde hace bastantes años. Es cierto que ya le gané, pero el tenis puede ser muy injusto en un partido. Voy a disfrutar como vengo haciéndolo y a tratar de sacar mi mejor nivel. Creo que puede salir un partido bueno”, se refirió Pedro sobre su siguiente compromiso.

En boca de todos

Hace unos días atrás, un gesto que tuvo este belvillense que extraña los asados en el Parque Tau y los domingos de reuniones familiares, dio vuelta al mundo. Victoire, un chico de 10 años de Congo, encordaba una raqueta a mano, con la ayuda de una pinza y una rama de un árbol. El video se viralizó y Pedro se sensibilizó con la situación y en complicidad con su encordador Xavier Colomina decidió enviar de regalo su vieja encordadora.

“Fue más rápido de lo que pareció. Fue impactante, pero para mí fue mucho más impactante el momento que lo vi encordando con un palo de madera, si no hubiese visto ese video hubiese dicho que era imposible encordar con las manos. Vimos que ese chico tenía una necesidad, que pasaba mucho tiempo fuera de la cancha y que podría estar dentro”, relata el tenista.

Y sigue: “Yo doné mi máquina y mi encordador se encargó del envío. Era el momento perfecto para que esa encordadora ayude a otro chico. Me alegra la repercusión que tuvo, no por mi sino por los chicos que tienen un nivel muy bueno y necesitan ayuda. Si la gente se anima y ve que puede ayudar espero que puedan hacerlo con gusto”.

Después de esta acción, Cachin siguió en contacto con el entrenador Christian Okota, quien se alegró cuando el cordobés le contó que había obtenido el pase al cuadro principal del Córdoba Open. 

“Con Victoire no hablé nunca, pero quien dice que no llegaré hasta allá algún día a visitarlos y enseñarles un poco de tenis y cómo es el circuito”, cierra Cachin, quien también está cumpliendo su sueño. El de jugar en casa y rodeado de familia y amigos. 






Comentarios