El cordobés, nacido en La Cumbre, corre como navegante en un buggy. Así lo vive.


Quería vivir la odisea del deporte motor de otra manera. Ya había competido varias veces en Cuatriciclos y ahora quería hacer una nueva experiencia, lógicamente aplicando lo aprendido en las anteriores oportunidades. Juan Carlos Carignani, cordobés de La Cumbre, se anotó como navegante del alemán Bernd Hoffman en uno de los buggys livianos de la novedosa categoría UTV. Su coche, un Can-am Maverick X3, lleva el número 439.

“La posibilidad de acompañar a Hoffman surgió a partir de correr juntos el año pasado la tradicional Baja Aragón (prueba española preparatoria para el Dakar). Nos probamos como binomio, como equipo, y pudimos completar exitosamente la carrera”, explica Juanky, que hasta 2018 inclusive siempre había corrido el Dakar piloteando cuatris preparados por la empresa Black Forest Quads, de Alemania, donde está radicado. “Pero el Dakar es bastante distinto”, advirtió.

Carignani y Hoffmann durante la partida en Lima.

Después de la inolvidable largada del domingo por la tarde en Lima, Carignani y Hofmann se lanzaron a la gran aventura de los desiertos peruanos. “Lo que enseguida uno percibe desde la butaca derecha es la inmensa responsabilidad que se tiene como navegante. Son muchos los datos que se manejan y hay que estar sumamente atento a todo para guiar correctamente al piloto”, comenta Juan.

“Esta es la primera vez que Hoffman corre el Dakar; y la primera vez que va en arena. Así que trato de guiarlo de la mejor manera posible; mi objetivo es hacer que lleguemos al final de la competencia; es decir, tratar de asegurar que completemos el rally”, comparte Carignani.

Sin embargo, las cosas no son sencillas. “La convivencia entre piloto y navegante es complicada, en una carrera de tantos días y tan exigente. Y uno que ya la vivió, que conoce lo que es andar en la arena, quiere que el piloto vaya por acá o por allá, que encare de determinada manera una duna; y el piloto a su vez quiere tomar sus propias decisiones, quiere hacer su propia experiencia. Y es entendible”.

Dakar 2019, Carignani y Hoffmann Etapa 1 Lima-Pisco

La primera etapa, entre Lima y Pisco, fue corta; apenas, un prólogo, un precalentamiento. Y Hoffman y Carignani anduvieron bien. “No tuvimos mayores problemas y fue un buen estreno”, sintetizó el cordobés. Hoy, en cambio, los esperaba un reto mucho más bravo; el segundo parcial une este martes Pisco con San Juan de Marcona, a través de 554 kilómetros, de los cuales 342 corresponden a velocidad libre, combinada con navegación: una distancia cuatro veces superior a la de la jornada previa…






Comentarios