Defensa Civil dio a conocer una serie de recomendaciones para disfrutar del verano y ahorrarse disgustos en los cursos de agua.


Los tranquilos y modestos ríos y arroyos serranos se vuelven indomables y fieros en muy pocos minutos y es vital tenerles respeto y hacer caso a las recomendaciones que se dan, que son producto de las experiencias, las más de las veces amargas.

Es que con las lluvias, los cauces se agigantan y las crecidas bajan con violencia aun cuando hayan pasado muchas horas de la última tormenta y el sol brille en el cielo. 

En las últimas horas, distintos ríos serranos han  crecido y hay otros que esperan crecientes para esta jornada, por lo que Defensa Civil ha difundido una serie de consejos para evitar problemas.

Por más obvios que parezcan hay que respetarlos sin excepción.

Aquí van: 

Cuando el agua de ríos y arroyos se torna de color marrón y contiene espuma, palos, ramas y otros elementos significa que la creciente está llegando. Debe salir del agua y alejarse de la orilla.

-Escuchar la radio en la frecuencia local para obtener información pertinente respecto de lluvias y crecidas repentinas de los ríos.

-Transitar con precaución sobre rutas con presencia de agua sobre la calzada y visibilidad disminuida por neblina.

-No cruzar por vados o puentes que puedan estar cortados.

-No intentar cruzar a pie una corriente de agua que sobrepase tus rodillas.

-Respetar las indicaciones de Bomberos, Policía y Defensa Civil.

-Evitar transitar por calles inundadas. Detenerse es más seguro.

-Manejar con precaución y a una velocidad adecuada, con las luces encendidas.

-No acercarse a postes o cables de electricidad.

-No sacar bolsas de basura u objetos que obstruyan desagües.

-No dejar en techos, balcones y terrazas, objetos que puedan volarse.

-Permanecer en un lugar seguro y evitar salir si no es necesario.

-No permanecer ni acampar sobre las márgenes del río.






Comentarios