Destacarse en la Copa, mantenerse en Primera, ir por el ascenso... Que siga el Cholo, que llegen refuerzos y que no se vaya Vegetti.


Transitar por el semestre más pobre en el fútbol de Córdoba de los últimos tiempos hace que los pedidos para el arbolito de Navidad sean en una larga lista.

Los hinchas de Talleres, más aliviados en la tabla y en plena luna de miel en su reconciliación con la Pimera División, enfocan sus deseos en la Copa Libertadores.

El 6 de febrero la T reaparece en la escena internacional nada menos que ante el insigne Sao Paulo, y los Albiazules saborean un batacazo.

Los refuerzos de renombre van llegando: Dayro Moreno, un colombiano tan desequilibrante como díscolo, es el primero. Regresa Sebastián Palacios, enhorabuena. 

Y un deseo en general: que el Cholo Pablo Guiñazú siga con ese envidiable motor 4.0.

​Lo de Belgrano es con más urgencias. Diego Osella pidió al menos cinco refuerzos y todavía no se oficializó ninguno. El delantero colombiano Mauricio Cuero, el que parece más cerca al igual que el volante ex Colón y Boca, Marcelo Meli.

Un regalito habrá en el arbolito Celeste y es que Maximiliano Lugo seguirá en el plantel. De los pocos refuerzos que cumplió.

Sin vacilaciones, y más allá de los jugadores que sean contratados, el pedido supremo en Alberdi es conservar la categoría. 

Después de su ascenso memorable del 2011, el Pirata aparece en serio riesgo, en zona de descenso. Los 10 partidos de la segunda parte de la Superliga serán cruciales.

Un regalo extra llegaría desde Avellaneda, si Racing trasfiere a Renzo Saravia en la cifra millonaria que se rumorea. Al lateral lo cotizaron en 15 millones de euros y sería una enorme oxigenación para Belgrano.

Para Instituto es otra Navidad con el mismo deseo: volver a Primera. Este semestre terminó lejos de los objetivos y, ya sin Darío Franco, intentará reencausarse con Diego Cagna, quien sabe de ascensos.

​La prioridad para los hinchas es retener a Pablo Vegetti, el goleador de la B Nacional que es codiciado. Y encontrar seguridad en el arco propio, después del retiro de un ídolo como Julio Chiarini.

​Finalmente, en Racing de Nueva Italia levantar las copas tendrá el mismo significado: evitar el descenso en el Federal A, después de que le costara tanto volver a la categoría.

Hará el intento con un Mostaza Merlo que sacudió el mercado al convertirse en el entrenador Académico. Su Racing debera jugarse el resto en la Zona Reválida del torneo, y después calibrar los objetivos.

Una extensa lista, y la misma ilusión en cada uno de los clubes y barrios. Que se cumplan los deseos.






Comentarios