A falta del último día, el estonio de Toyota encabeza la general y no se rinde. Ogier (6°) está adelante de Neuville (8°) y así sería campeón.


Queda sólo la última jornada en el Rally de Australia, donde se está definiendo el Mundial de Rally (WRC). En la lucha de los tres candidatos al título de Pilotos, Sébastien Ogier (M-Sport Ford) es el que está más cerca de consagrarse; se encuentra sexto y, lo que es más importante, delante de Thierry Neuville (Hyundai), que es octavo.

Ogier y su Ford Fiesta WRC. Así como terminó el sábado en Australia, el francés se estaría quedando con su sexta corona.

En la primera posición, está el tercero de los contendientes con chances matemáticas, Ott Tanak. Sin embargo, por la ventaja que Ogier tiene en la tabla respecto del estonio de Toyota, el cetro por ahora sería para el francés.

Tanak busca su quinta victoria del año como para seguir teniendo chances. Igual, depende del resultado de sus dos rivales por el cetro, Ogier y Neuville.

Al final de la prueba especial número 18, que cerró la actividad del sábado, Ogier, quíntuple campeón del mundo, quedó a 1 minuto 44 segundos de Tänak, mientras que Neuville terminó a 2 minutos 35 segundos del estonio.

De forma sorprendente, Tänak lideró la carrera desde la 14ta especial, y la victoria en la competencia que que se desarrolla en Nueva Gales del Sur la tendría en sus manos, salvo que cometiera un error o padeciera de una falla mecánica.

Ogier, conforme con su rendimiento del sábado, comentó al final de la jornada: “Fue un día muy positivo; ahora, hay que completar el trabajo”. Antes de esta última fecha, el francés disponía de tres puntos de ventaja sobre Neuville, considerado su principal rival, y de 23 respecto de Tänak. Es importante destacar que son 30 los puntos en juego.

Neuville quedó octavo al cabo del sábado, a unos 50 segundos de Ogier. Mientras esté detrás del francés en la general, el piloto de Hyundai no tiene chances de ser campeón.

Para mantener vivas sus posibilidades de alcanzar su primer título mundial, Tänak debe imponerse en la general (lo que da 25 unidades) y a la vez tratar de ser el más rápido en el Power Stage del domingo (último tramo del rally, en el que el más veloz obtiene 5 puntos adicionales). Sin embargo, también necesita que sus rivales por la corona no sumen buenos puntos.

Sin tener en cuenta el resultado del Power Stage y si Tanak ganara la carrera, Ogier sería proclamado campeón por un punto si termina como máximo sexto y a la vez delante de Neuville. 

Hasta los últimos metros, Ogier tendrá que evitar como sea una salida de pista o un fallo mecánico. Tänak, al volante de su Yaris, ha sido con diferencia el mejor piloto de la segunda mitad de la temporada.

“Conozco lo suficiente a Sébastien (Ogier) como para saber que saldrá a conservar su puesto”, aseguró impasible Tänak, ex compañero de equipo del francés en M-Sport. “La jornada de mañana (domingo) será complicada”, agregó.

Latvala está segundo en la general, a 21 segundos de Tanak, su compañero en el equipo Toyota Gazoo Racing. Con este resultado, la marca de origen japonés se está quedando con el Mundial de Constructores.

Entre los factores desequilibrantes para la definición, la lluvia podría tener un papel crucial en los caminos que cruzan los frondosos bosques de gomeros. Y no será su compañero de equipo, el finlandés Jari-Matti Latvala, segundo a 21 segundos 9 décimas, quien impedirá que Tänak gane, después de haber dejado entender el sábado que lo dejaría pasar si esto le daba el título mundial. Cabe resaltar que con este resultado, Toyota se coronaría en Constructores.

El neozelandés Hayden Paddon (Hyundai), el noruego Mads Ostberg (Citroën) y el finlandés Esapekka Lappi (Toyota), tercero, cuarto y quinto, respectivamente, no suponen tampoco una amenaza para la victoria de Tanak.

Neuville, por su parte, tampoco va a ceder. “Nunca se sabe, no se abandona antes del final”, declaró el belga, que puede haber perdido su primera corona cuando chocó contra un talud en la undécima especial.






Comentarios