"El desgaste es mucho", declaró el presidente, que afronta un reclamo de los jugadores. Pero aclaró: "No hay posibilidades de que renuncie".


En medio de un reclamo salarial que sacude a Instituto, el presidente Gastón Defagot hizo público su desgaste por la situación y declaró: “Me dan ganas de irme ya”.

Y argumentó: “El desgaste es mucho, son 24 horas trabajando para el club y ad honorem. En ocasiones anteriores tuvimos situaciones peores que esta y el plantel nos bancó”. 

En diálogo con el programa La Mesa del Fútbol, de todos modos aclaró: “No hay posibilidades de que renuncie. La responsabilidad de esta Comisión Directiva es terminar el mandato”. Las elecciones en el club de Alta Córdoba son en en 2019.

Los futbolistas, que entrenan con medidas de fuerza como las de no utilizar ropa del club, además de estar en estado de alerta y con reuniones permanentes, a pocos días de la visita a Chacarita. Y el presidente dejó entrever por dónde puede venir una solución. 

 En cuánto a lo futbolístico, siguen sin entrenar por sendas dolencias Julio Chiarini y Pablo Vegetti, en duda para la visita al Funebrero. 






Comentarios