Se llama Marcela Gallardo estaba sin empleo. Recibió un préstamo del Banco de la Gente y con eso se lanzó por su cuenta. Y le fue muy bien.


Sin ingresos fijos luego de quedarse sin trabajo, la psicóloga Marcela Gallardo decidió cambiar de vida.

En esa vorágine de ideas que se le presentaron ante la necesidad de generar ganancias, probó suerte con una “feria garaje”. Fue un primer gran paso.

El otro, unos adornos de madera que dieron origen a sus casitas de muñecas.

“Pedí mi primer microcrédito al Banco de la Gente para poder comprar mis primeras herramientas. Pasó el tiempo y terminé de abonar ese primer microcrédito y pude acceder al segundo. Así que, poco a poco, fuimos creciendo. En este momento, estamos con muchas expectativas de poder exportar el año que viene, felices de lo que hacemos”, dijo, ante más de 400 emprendedores como ella que este jueves recibieron su primer préstamo.

La psicóloga cordobesa que exportará casas de muñecas

Con ese primer microcrédito -de 4.700 pesos- , Gallardo compró herramientas, un equipo de pintura, un taladro a batería, una sierra de banco y madera.

Eso le permitió aumentar la producción, participar en ferias y abrir un sitio web para mostrar sus casitas de muñecas.

La cordobesa que exportará casas de muñeca madera con su microemprendimiento.

Con un segundo crédito, mejoró la calidad de sus productos. Adquirió una aspiradora industrial, un compresor, un aerógrafo y más madera.

Marcela contó que inició su proyecto “en un momento en el que la situación era desastrosa, dura”.

Resaltó que “nadie creía en nosotros. Ahora, con tantos proyectos, hace menos de 1 mes me entregaron mi tercer microcrédito, que me sirve para largar en dos semanas una línea nueva de juguetes. Hemos incorporado un diseñador industrial que nos está dando un impulso muy grande”, dijo.

“Hoy estoy orgullosa, feliz con lo que hago, llena de proyectos. Mi marido se incorporó, también mi hija. No fue solo el dinero, fueron los cursos, fueron las ferias, fue toda la guía, fue también la alegría de ustedes cuando se daban cuenta que iba progresando”, señaló.

Por estos días, Marcela y toda su familia sostienen Concortes – Belleza en madera. Además, brindan trabajo a otras 4 personas y piensan incorporar a 3 más.




Comentarios