Había sido declarado inimputable por la Justicia. Pero, el fiscal apeló la decisión y una nueva pericia complicó su situación. El caso sentaría un histórico precedente judicial. 


El caso del asesinato de una joven trans oriunda de San Luis y cuyo victimario es un cordobés con antecedentes por violencia de género generó en los últimos días una resolución inédita en la Justicia de nuestra provincia y que puede generar un precedente para causas similares en todo el país.

Fabián Alejandro Casiva, de 24 años, está acusado de haber masacrado a puñaladas y golpes a una joven trans, Azul Montoro, e irá a juicio acusado de femicidio. 

Azul Montoro se llamaba la joven trans asesinada por Fabián Alejandro Casiva.

De quedar firme el pedido a juicio, será la primera vez que en un crimen de estas características sea juzgado por violencia de género en Córdoba.

Hasta ahora, estos episodios venían siendo encuadrados como meros homicidios simples.

Los hechos. La chica, quien se ganaba la vida como trabajadora sexual, fue asesinada de al menos 18 puñaladas, y diversos golpes, en una vivienda ubicada en el Centro de Córdoba. Sucedió el 18 de octubre de 2017 a la madrugada.

Azul Montoro, la joven trans asesinada el miercoles 18 de octubre en Córdoba.

De mantenerse firme la figura en su contra, y de ser condenado, le cabe la máxima pena: la perpetua (35 años de cárcel).

Más allá de la imputación por femicidio, no menos importante es lo que sucedió en los últimos días: una nueva pericia psiquiátrica determinó que Casiva es imputable. 

El edificio donde hallaron a Azul asesinada.

Con este resultado, el fiscal se apresta a enviar a la cárcel al supuesto femicida, a la par de mandar el caso a juicio.

El instructor está plenamente convencido de que el acusado planeó el crimen y, al verse cercado, habría fingido un brote psicótico vinculado al consumo de drogas.

Aquella madrugada, según la causa, Casiva llegó a la zona del Mercado Norte para tener relaciones sexuales pagas. Así fue que, tras mucho dar vueltas, habló con Azul y ella lo llevó hasta una casa ubicada en la calle Rincón al 100.

Manifestación frente a Tribunales II pidiendo Justicia por Azul Montoro (@mstcordoba).

En esas circunstancias, la joven trans fue salvajemente atacada a puñaladas. Su mascota, una perrita, también fue apuñalada.

El fiscal puntualizó que si bien víctima y acusado no eran pareja, “fue femicidio”.

El imputado habría matado a Azul “por su condición de mujer” y resaltó que “el crimen está sumido en un contexto general de violencia de género”.




Comentarios