Lo decidió la fiscal que interviene en la causa. El menor fue por una fractura de muñeca, pero su salud desmejoró y como consecuencia de una deficiente atención, murió.


La Fiscal de Instrucción Claudia Palacios dispuso requerir la citación a juicio de Maria Laura Pisaya, quien se desempeña como médica del Hospital Italiano, en virtud de considerar que con su actuar causó en el año 2017 la muerte del Bruno Agustín Castellano, de 13 años de edad.

En la instrucción se estableció que el adolescente fue atendido desde día 12 de agosto del año pasado hasta el día de su muerte por la imputada Pisaya, quien inicialmente le practicó una reducción de la fractura de su muñeca derecha a consecuencia de una caída mientras jugando otros amigos en barrio Capilla de los Remedios de esta ciudad de Córdoba.

Esta misma médica al atender en dos ocasiones en el día 14 de agosto como consecuencia de presentar un desmejoramiento generalizado de su cuadro de salud, en especial fiebre; dejó de darle un debido tratamiento, lo que desencadenó la muerte del menor en la fecha precisada.

A estas conclusiones se pudo llegar a través de la investigación que incluyó testimonios de los familiares directos del niño fallecido, personal médico, y la valoración de historias clínicas, informes técnicos de especialistas en el área de traumatología e infectología y la pericia correspondiente.

De esta manera se incriminó a Maria Laura Pisaya como autora del hecho de homicidio simple con dolo eventual.

Los elementos probatorios reunidos conducen a descartar una intencionalidad directa o indirecta en el accionar de Pisaya. Pero no el dolo -eventual-, pues existen datos y circunstancias que así lo demuestran.






Comentarios