Claudio Sarría y Ezequiel Lázaro, dos talentosos volantes que vistieron la casaca de Instituto, le trasladan el amor por los colores a sus hijos. El grupo de la Gloria para el torneo de Juveniles de AFA.


El jueves respiró fútbol en La Agustina, con los encuentros entre Instituto y Belgrano  por Inferiores de Liga Cordobesa.

Y en la ocasión, aprovecharon para tomarse una foto dos volantes que vistieron la Albirrojo, Claudio Sarría, actual entrenador en divisiones juveniles, y Ezequiel Lázaro.

Ambos le transfieren la herencia a Lautaro y Jeremías, sus hijos. Muy cerca de ellos, Diego Klimowicz, asesor deportivo del club, observaba uno de los partidos entre juveniles junto a su hijo Mateo, integrante del plantel superior que recién terminaba de entrenar. Un día de fútbol en La Agustina.




Comentarios